Genasí de tierra

Genasí de tierra (requiere permiso DM)

Genasí de tierra

Unidos por su naturaleza a la tierra, los príncipes de la piedra nacen de la unión de los humanos con los dao del plano elemental de Tierra, y participan de su robustez y tozudez. Abandonados por sus ancestros genios, viven entre los humanos, pero sin olvidar nunca la conexión única con este elemento fundamental de los planos. Aunque voluminosos y lentos en actuar, cuando se les enfada pueden ser tan terribles como un temblor de tierra.

Personalidad: los genasí de tierra son lentos y meticulosos por naturaleza. Nunca se apresuran cuando se trata de tomar una decisión; intentan analizar la cuestión desde todos los ángulos y sopesan cuidadosamente todas las posibles consecuencias de sus acciones. Los genasí tienden a ser individuos callados que disfrutan escuchando con detenimiento a los que les rodean, aunque siempre están convencidos de que su forma de actuar es la correcta. Aunque son pacientes, a menudo son cerrados a las nuevas ideas, pues ven el cambio como un desperdicio de energía cuando se esté contento con el statu quo. Tardan mucho en enfadarse, pero tardan aún más en olvidar una ofensa, por lo que constituyen amigos de confianza y enemigos duraderos.

Descripción física: los genasí de tierra parecen humanos sólidos, y a menudo se les confunde con enanos, o incluso con peñascos. Algunos tienen una piel áspera que se asemeja a un puñado de tierra y piedras, mientras que otros tienen la piel tan suave como el granito y con un brillo metálico. Sus ojos son como piedras preciosas o como agujeros negros sin fondo. Los genasí de tierra tienen un buen armazón de sólidos y fuertes músculos, aunque su pequeñez y el color de su piel causa que a menudo se los confunda con el entorno.

Relaciones: aunque son tan arrogantes como los otros genasí, los genasí de tierra son pacientes y tranquilos, ocultando el concepto que tienen de las otras razas. La mayoría son sedentarios y gustan de quedarse cerca de su lugar de nacimiento, mientras que otros viajan constantemente en busca de los tesoros de la tierra en forma de gemas o metales preciosos. Las más de las veces los genasí de tierra son individuos solitarios y pocos son los que tienen la paciencia suficiente como para andar con ellos, lo cual se aplica también a los genasí de tierra, pues no les gusta que los molesten ni los obliguen a moverse a un ritmo poco razonable. Aún así, son leales a sus compañeros hasta el final, y no son del tipo de los que dejan que pequeñas diferencias o malentendidos se interpongan entre ellos. También se los tiene entre los herreros más habilidosos; muchos de ellos rivalizan o incluso sobrepasan a los enanos con su habilidad para trabajar la piedra y el metal.

Alineamiento: los genasí de tierra intentan encontrar un equilibrio en sus acciones, por lo que tienden a la neutralidad, aunque también tienen una predisposición hacia la naturaleza lineal de lo legal. Tienen poca capacidad para comprender y mucho menos abrazar la siempre cambiante libertad del caos, y los dilemas morales no relacionados con ellos no les causan ningún interés.

Tierras: un genasí se siente en casa siempre que sus pies toquen el suelo. Sus ancestros elementales no están interesados en las criaturas de carne, por lo que a menudo viven entre la raza humana. Como raza, no tienen tierras propias, pero a menudo se establecen profundamente en montañas, cañones y cerca de formaciones rocosas naturales a través de los planos.

Creencias: muchos genasí de tierra reverencian a la tierra con lo que algunos llamarían fervor religioso, aunque pocos son realmente clérigos. No está en su naturaleza cambiar sus creencias con frecuencia, y pueden llegar a ser extremadamente devotos con sus ideales, incluso cuando se le muestren errores en sus razonamientos.

Nombres: los genasí de tierra reciben nombres de sus padres humanos, que varían según su lugar de nacimiento, pero a menudo hacen referencia a sus rasgos físicos únicos.

Aventureros: si a un genasí de tierra se le mete algo en la cabeza, pocos serán capaces de detenerlos. Esos príncipes de la piedra que coleccionan tesoros de la tierra ocultos como piedras preciosas y metales realizarán largos viajes en su busca. En muy raras ocasiones un genasí de tierra rechazará su herencia elemental, como consecuencia de ser abandonado por su progenitor (a sus ojos una acción algo precipitada), y elegirá dedicarse a proteger a la frágil humanidad por encima de todo. Estos genasí se lanzarán a la aventura para proteger la libertad y la estabilidad de otras criaturas.

Cómo interpretar a un genasí de tierra: eres un ser de tierra, el más grande de todos los elementos. Nadie te comprende; no son capaces de reconocer tu verdadera valía. No es culpa suya, y eres lo suficientemente paciente como para no hacérselo pagar. Pero tampoco permitirás que sus errores se interpongan en tu camino. Te llaman terco, algo que no te molesta en absoluto. Después de todo, un individuo con tu abolengo tiene un destino; es tu deber conseguir que tu nombre quede grabado en los registros de la historia.

Idiomas automáticos: Térrano y Khondazano. Los genasí de tierra hablan común y la mayoría de ellos también hablan Térrano como segunda lengua.

Ajustes de los genasí de tierra a las características: +2 a Fuerza, +2 a Constitución, -2 a Sabiduría, -2 a Carisma. Los genasí de tierra son físicamente imponentes, pero pueden ser muy distraídos y tercos.

Aptitudes especiales: Apariencia de humano, Raza ajeno, Ultravisión permanente, Piel pétrea 1 uso/día, Aprendizaje rápido (ganan 1 dote adicional a 1.er nivel) y Habilidoso (4 puntos de habilidad adicionales a 1.er nivel, más 1 punto de habilidad adicional en cada subida de nivel).

Ajuste de nivel: +1. Los genasí de tierra son ligeramente más poderosos y obtienen niveles más lentamente que la mayoría de las razas.

Zona de inicio: Llanos exteriores de Athkatla.

Cómo selecciono esta raza/subraza: Elige de raza humano y pon Genasi de tierra (sin tilde) en subraza. Si no cumples alguna de estas restricciones, el mismo servidor no te dejará jugar.