Hathor

Hathor

Símbolo de Hathor

La Madre Dedicada
Deidad menor mulhorandina

Símbolo: Cabeza astada de vaca, con un disco lunar
Plano natal: Heliópolis
Alineamiento: Neutral Bueno
Ámbito: Maternidad, música popular, baile, la luna, sino
Adoradores: Bardos, bailarines, madres
Alineamiento de los clérigos: CB, LB, NB
Dominios: Bien, Familia, Luna, Sino
Arma predilecta: “Largos cuernos de vaca” (espada corta)

Sacerdotisa de HathorHathor es conocida por su suave habla, que es como recibir palabras de consuelo después de una feroz discusión, palabras que parecen aún más dulces porque disipan la rabia y la tristeza. Su risa es como la alegría de un niño, y todos los bebés son preciosos para ella. La simple presencia de Hathor ilumina su entorno y trae paz y alegría a aquellos que se encuentran junto a ella. Hathor nunca pronuncia una palabra dura, muestra impaciencia o pierde su sonrisa. Habla de todo corazón y con humildad, salvo cuando está realizando uno de sus bailes o canciones, momentos en los que es salvajemente exuberante.

La iglesia de Hathor está poco organizada, absteniéndose de las trampas del poder teocrático tan comunes en otros templos de Mulhorand. Hathor no tiene interés en la política, y pocos de sus clérigos buscan un poder temporal (algo realmente raro en Mulhorand). En lugar de ello sus siervos buscan cuidar a los enfermos, ayudar a los pobres y proteger a todos los niños. Los clérigos de Hathor vagan por Mulhorand de manera dispersa, ayudando a los pobres y los oprimidos. Donan mucho de su dinero directamente a aquellos que lo necesitan más, y muchos viven solamente de la caridad de aquellos a los que ayudan. Prácticamente todo el clero es femenino.

Los clérigos de Hathor rezan para sus conjuros en el momento en que la luna está más alta en el cielo, sea durante el día o durante la noche. Los clérigos de Hathor siguen un calendario lunar de meses de 30 días que no incluyen los días especiales estándar del calendario de Harptos. Tienen un ciclo de plegarias correspondiente a cada día del mes que se repite con cada luna llena. En el primer día de luna llena después del Verdor el clero de Hathor celebra un día sagrado como el Nacimiento. Las clérigas intentan ajustar sus embarazos para que den a luz cerca de este día sagrado. Se requiere de todos los clérigos de Hathor que den a conocer una nueva canción, danza o poema en esta época, si no están en las últimas fases del embarazo o son madres de un recién nacido. La vigilia de Estival es conocida como la Celebración de la luna por los clérigos de la fe que pasan el día en un alegre jolgorio entre himnos que elevan el espíritu. Sus clérigos a veces se hacen multiclase como bardos.

Historia/Relaciones: La relación de Hathor con las otras deidades de Mulhorand es servicial, salvo con Set y Sebek, que le desagradan. Muchas deidades mulhorandinas la menosprecian, con la excepción de Osiris, Isis y Neftis, que aprecian su ternura. El papel de Hathor se solapa con el de Isis en algunos aspectos, pero Hathor es vista como una madre e Isis como una esposa. Echa de menos al resto de su familia celestial y, como Geb, puede que abandone su poder en Faerûn y regrese con ellos.

Dogma: Ayuda a todos los que se vuelvan a ti en busca de auxilio, sean esclavos o libres, de alta cuna o bajo nacimiento, porque todos los hijos de Mulhorand son iguales a los ojos de Hathor. Proporciona alimento al hambriento, curación al herido, salud al enfermo y protección al que está en peligro. Actúa humildemente, porque el orgullo y las palabras altivas no vienen del corazón de la Madre dedicada. Trata a aquellos que cuidas como a la realeza, porque serás cuidada por ello en el tranquilo jardín del Silencioso en la otra vida. Sé alegre y extiende la alegría con tus palabras y obras. Baila y deja que tu corazón sea luz, porque el bien y la piedad serán tuyos en esta vida y en la siguiente.

Botón