Kanchelsis

Imagen

Mastraacht, Señor de los Vampiros, la Bestia

Deidad intermedia

Símbolo: Murciélago de brillantes ojos carmesíes
Plano natal: El Abismo, 487ª Capa de la Bestia y Mansión de la Calavera
Alineamiento: Caótico Maligno
Alineamiento de los clérigos: CM, CN, NM
Ámbito: Sangre, libertinaje, magia, vampirismo
Dominios: Muerte, destrucción, mal, superchería y venganza

Avatares

La Bestia: De mirada huraña y cabello enredado, posee una forma casi humana de una altura considerable. Portador de una musculatura excepcional, así como de unas horribles y sangrientas garras. La criatura semi-humana, es en exceso cabelluda.
El Libertino: De apariencia humana, aunque a menudo, se presenta como un semielfo. Posee una constitución delgada, aires elegantes, finos dedos y una amistosa sonrisa. Esta presencia, siempre porta ropajes de valor y de un alto status social adecuado a la geografía presente.
__________
El Lord Inmortal

Algunos vampiros abrazan su maldición eterna, disfrutando del paso de cada generación y el alzamiento de cada luna. Otros odian en lo que se han convertido y buscan revertir el proceso, apartándose de los aspectos de drenar vida para volver a caminar por el mundo como un mortal. Kanchelsis, el apasionado maestro de la capa 487 del Abismo, quería algo más. Kanchelsis buscaba convertirse en un dios. El dominio del Señor Vampiro es inmenso, una siempre cambiante mansión con salones barrocamente decorados con espejos, corredores adornados con retratos, aviarios y espeluznantes jardines interiores. La mansión reacciona al menor pensamiento, y el vampiro semi-dios disfruta soltando mortales en su reino y los aterroriza con paredes cambiantes, suelos que caen y escaleras que se colapsan.

Imagen

Los principales sirvientes de Kanchlesis son tres voraces infernales de sangre llamados Memnul, Dagrobard y Vonce. Intenta mantener estas criaturas atadas, pues cuando están sueltas su furia es legendaria. También lo es la furia de Kanchelsis, que aún no ha conseguido controlar la energía divina que imbuye cada aspecto de su ser. Aunque prefiere mostrar un comportamiento civilizado, el señor vampiro es furioso, de terribles iras, momento en que como él dice “la Bestia” lo controla y toda su civilización se disipa en brutalidad sin sentido. Encuentro en la mansión durante estos momento las persecuciones horribles son comunes, donde los visitantes corren a toda velocidad por los siempre cambiantes corredores y habitaciones evitando el hambre insaciable de su anterior cosmopolita huésped.

Kanchelsis es el principal arquitecto detrás de la hermandad de alcance mundial conocida como la Unión de Eclipses. Los integrantes de esta orden buscan enriquecerse en sus mundos y honrar a Kanchelsis en tres ocasiones de forma anual, durante invocaciones que traen a docenas de vampiros ancianos a la mansión para discutir los asuntos de la sociedad. Aquellos que matan a un integrante de la Unión de Eclipses cometen una afrenta contra todos ellos, y los no muertos inmortales tienen memoria.

Dogma: La sangre es la esencia misma de la vida y la magia, la fuerza capaz de sostenerlo todo.

Templos: Los templos de Kanchelsis son bastante raros y suelen estar llenos de sangre (como su casa en el Abismo).