Mago

~ Mago ~


Mago

Unas cuantas palabras ininteligibles y una breve gesticulación bastan para obtener un poder mayor que el de los tajos de un hacha de batalla; al menos, cuando tales palabras y gestos procedan de un mago. Estas acciones tan sencillas hacen que la magia parezca cosa fácil, pero, en realidad, sólo indican vagamente la gran cantidad de tiempo que los magos deben pasar estudiando sus libros para preparar los conjuros que desean lanzar y los años dedicados al aprendizaje de las artes mágicas. Los moratles mas poderosos de Faerun son magos, como Elmister, Manshun y Szasss Tam. Alargando sus vidas durante siglos (en algunos casos eligiendo la senda de la transformacion en liche y la muerte viviente eterna), estos usuarios del Arte se van haciendo mas y mas poderosos a medida que pasan los siglos.

Los magos dependen del estudio minucioso para poder crear su magia. Se dedican a examinar volúmenes viejos y mohosos, discuten la teoría de la magia con sus colegas y practican las artes menores siempre que pueden. Para un mago, la magia no es un talento, sino un arte complejo y gratificante.

Alineamiento: en general, los magos tienden más a la ley que al caos porque el estudio de la magia recompensa a aquellos que son disciplinados. Sin embargo, los ilusionistas y transmutadores son maestros, respectivamente, del engaño y el cambio; por tanto suelen preferir el caos a la ley.

Normalmente los magos veneran a Mystra, diosa de la magia, o a Azuth. Algunos, en especial los nigromantes (o simplemente los magos misántropos), prefieren a Savras. Se sabe que los nigromantes malignos adoran a Velsharun, dios de la muerte. Sin embargo, el conjunto de los magos se preocupa mas por sus estudios que por su vida espiritual. Los mas enigmaticos aprenden a comulgar con las sombras, los temidos seguidores de Shar a veces aprenden a usar la llamada Urdimbre Sombria, una magia de oscuridad temida por todos.

Trasfondo: Los magos consideran camaradas o rivales a los demás seguidores de esta clase, los humanos empiezan a practicar la magia por cualquiera de sus diversas razones: curiosidad, ambición, ansia de poder o, simplemente, gusto personal. Los magos humanos tienden a ser prácticos e innovadores, creando nuevos conjuros o usando los viejos de forma creativa.

Los elfos se siente fascinados por la magia, y muchos de ellos se convierten en magos por puro amor al arte. Los magos de esta raza se consideran artistas, y tienen gran estima a la magia, considerándola un misterio maravilloso (al contrario que los magos humanos, mucho mas pragmáticos, para los que la magia se parece mas a un conjunto de trucos y herramientas).

La magia de la ilusión resulta tan sencilla para los gnomos que convertirse en ilusionista es prácticamente natural para los mas brillantes y talentosos de la raza.

Los magos enanos y medianos son muy poco frecuentes porque sus sociedades no fomentan el estudio de la magia. Los magos semiorcos aun son más raros.

Los magos prefieren colaborar con seguidores de otras clases. Les encanta lanzar conjuros mientras los guerreros fuertes los protegen, “potenciar con magia” a los picaros para enviarlos a explorar y depender de la curación divina de los clérigos. Es posible que los seguidores de ciertas clases, como los hechiceros, picaros y bardos, no les parezcan gente demasiado serias, pero tampoco se dedican a juzgar a los demás.

Multiclase: Los magos llevan una vida de estudios y de dedicacion plena, lo cual les impide escoger otras clases con la facilidad de otra profesion. Para escoger cualquiera otra clase debes consultar con un DM, pues necesitaria de un roleo especial y prolongado.

Botón