Monje

~ Monje ~


Monje

Los monasterios se encuentran desperdigados por el paisaje, y son esos recintos, pequeños y amurallados, los lugares en que viven los monjes, gentes que buscan alcanzar la perfección personal por medio de la acción y la contemplación. Los monjes se entrenan para ser combatientes versátiles en la lucha sin armas ni armaduras. Los monasterios dirigidos por maestros de alineamiento bueno sirven de protección a las gentes del lugar.

Los monjes que se encuentran listos para el combate incluso cuando están descalzos y visten ropas de campesino, pueden viajar de un lugar a otro pasando desapercibidos entre la gente y tomando desprevenidos a bandidos, señores de la guerra y nobles corruptos. En contraste, los monasterios dirigidos por maestros malignos suelen gobernar las tierras circundantes valiéndose del terror, prácticamente igual que sucedería si en su lugar estuviera el castillo de un señor de la guerra malvado. Los monjes malignos son ideales como espías, infiltrados y asesinos.

Sin embargo, es poco probable que el monje como individuo realice grandes esfuerzos para proteger a la plebe o amasar una fortuna. Más bien va a preocuparse por perfeccionar su arte y, por tanto, también su persona. Para ser francos, su objetivo es alcanzar un estado que se encuentra más allá del reino de los mortales.

Los monjes consideran que sus aventuras son pruebas personales. Aunque no son muy dados a presumir, si que se muestran dispuestos a practicar sus habilidades con todo obstáculo que al que se vean obligados a hacerle frente. Los monjes no codician la riqueza material, pero buscan con afán con todo aquello que les pueda ayudar a perfeccionar sus artes.

El rasgo principal del monje es su aptitud para combatir sin armas ni armadura. Gracias a su riguroso entrenamiento, pueden golpear tan fuere como si estuviesen armados y atacar mas deprisa que un guerrero con su espada. Aunque no lanzan conjuros, poseen una maga propia, ya que aprenden a canalizar su energía vital, el ki, que les permite llevar a cabo proezas asombrosas. Se dice de ellos que son capaces de aturdir a un oponente con un golpe, poseen una percepción sobrenatural y son capaces de esquivar los golpes sin ni siquiera verlos venir.

Alineamiento: el entrenamiento del monje requiere una estricta disciplina. Sólo las gentes de corazón legal son capaces de emprender semejante labor.

Existen algunas ordenes monásticas en Faerun, la mayoría están consagradas a un dios, llevando a cabo su obra y protegiendo su causa. Suelen entrenarse dentro de los muros del monasterio, recluidos desde su mas tierna infancia. La mayoría son huérfanos, o fueron entregados al no disponer sus familias del oro necesario para alimentarlos. Estando alli, el monje necesita todo su tiempo para entrenarse, por lo que muy rara vez conserva sus lazos familiares. Un monje siente un profundo vinculo con su monasterio y con su maestro.

Multiclases: Posiblemente las mas adecuada para un monje seria la de Picaro, por la sencillez y afinidad que implicaria, aunque no es raro encontrar monjes Hechiceros, Exploradores o incluso Bardos. Para escoger cualquiera otra clase debes consultar con un DM, pues necesitaria de un roleo especial y prolongado.