Orco Gris

Orco gris (no requiere permiso DM)

Orco gris

Los orcos de las tierras orientales se concentran actualmente en el mar de la Luna y el Páramo sin fin, con un número mucho menor en las tierras intermedias. Un orco gris parece menos bestial que sus salvajes parientes del norte, pero obviamente no parece humano. Son peludos, con lasgas crines de pelo rizado sobre sus cabezas, hombros y espaldas. Sus caras tienen rasgos menos porcinos que los orcos de las montañas, con la excepción de sus colmillos. Tienen ojos amarillos, naranjas o rojos, orejas lupinas y el pelo negro o gris. Los orcos grises tienen más tendencia a llevar ropas “civilizadas” que los orcos de las montañas, y prefieren las distintas tonalidades del marrón, el negro, el azul y otros colores oscuros. Sus tonos de piel son habitualmente grises con manchas moteadas de gris más claro u oscuro en el pecho y los costados.

Los orcos grises poseen la edad inicial, la expectativa de vida, y las características de peso y altura de los semiorcos. Consulta el Capítulo 6 del Manual del jugado.

Historia: Las tierras del este estuvieron relativamente libres de la plaga de los orcos durante gran parte de la historia de Faerûn. Desdichadamente esto cambió en el -1.081 CV, cuando el adepto teúrgo Zhayd, el último aprendiz superviviente de los antiguos magos Imaskari, abrió un fatídico portal a un mundo salvaje dominado por imperios de orcos fanáticos religiosos. Zhayd fue ejecutado poco después por incitar a la rebelión a los magos de Mulhorand y Unzher, sin que nadie en Faerûn conociese la existencia del portal. Durante cinco años el portal permaneció latente, hasta que fue descubierto por los orcos, los cuales entraron en tropel y sitiaron las naciones de Mulhorand y Unzher. Este ataque duró seis años y fue conocido por los historiadores como las Guerras de la puerta del orco, que comenzaron en el -1.076CV y rápidamente crecieron hasta convertirse en un conflicto de proporciones devastadoras. Los guerresro orcos mataban a miles y miles, pero el aspecto más terrible de este ejército era su poder mágico. Estos orcos eran mucho más fanáticos que los del norte, y sus clérigos habían desarrollado conjuros increíblemente poderosos y mortales. El más potente de esos efectos mágicos era la capacidad de los clérigos para llamar directamente a los avatares de sus dioses, una habilidad que utilizan frecuentemente para arrollar a sus enemigos. Los dioses de Mulhorand y Unzher también poseían avatares que vivían en Faerûn, pero habían gastado mucho de su poder para liberar a sus fieles de los años de opresión bajo el imperio Imaskari, y estaban mal preparados para defender su rebaño de las horas orcas. No obstante, las deidades de esas dos naciones se opusieron a los orcos, los cuales respondieron llamando a los avatares de sus propios dioses. La batalla resultante fue la Batalla de los dioses, un choque titánico de poder que desgarró la tierra. La deidad mulhorandina Re fue exterminada por el líder del panteón orco, Grummsh. Le siguieron muchos más, ya que varios poderes del panteón unzhérico fueron exterminados por los avatares de los dioses orcos. Los ejércitos orcos y sus deidades quedaron terriblemente debilitados, a pesar de la victoria sobre sus enemigos, y dos años más tarde, los desperdigados restos de los panteones mulhorandino y unzhérico se unieron para derrotar a los orcos y sus deidades en -1.069.

Fue tan grande la destrucción de la horda orca, que los orcos grises de la región nunca se han vuelto a recuperar completamente. Durante los siguientes 600, los orcos grises fueron dividiéndose y fragmentándose en las incontables tribus desperdigadas por Zhay, el mar de la Luna y las regiones colindantes. Las amargas luchas internas entre ellos han impedido que los orcos grises vuelve a tener el poder que ostentaban durante las Guerras de la puerta del orco.

Perspectiva: Los orcos grises son tan maligno, salvajes y bárbaros como sus primos del norte, pero carecen del ansia de los orcos de las montañas para conquistar y esclavizar. Es más probable que un orco gris reaccione repentina e irracionalmente ante los acontecimientos, confiando en su corazón e instintos más que en la lógica. Cuando se le presenta la oportunidad de atacar a un rival odiado, un orco gris no vacila en atacar incluso si ha sido derrotado brutalmente docenas de veces por ese enemigo.

Personajes orcos grises: La fuerza del orco gris le conduce hacia las clases de guerrero y bárbaro, y su percepción y astucia le puede convertir también en un explorador eficaz.

Clase predilecta: Clérigo. Aunque los orcos grises se sienten cómodos con la vida salvaje del bárbaro, tienden a ser más tranquilos y a congregarse más que los orcos del norte, concentrando su rabia y odio hacia el interior. Este les permite sobresalir como clérigos de las deidades orcas de la guerra.

Clases de prestigio: Los orcos grises no tienen interés inmediato en la mayoría de las clases de prestigio, y prefieren permanecer en la clase con la que comenzaron. Muchos clérigos orcos se convierten en campeones divino o discípulos divinos si reúnen los prerrequisitos, pero pocos viven tanto tiempo como para lograrlo.

La sociedad de los orcos grises: Los orcos grises son nómadas. Habitan en los lugares más remotos y desolados del nordeste de Faerûn, y a duras penas obtienen el sustento como pueden, viajando a través de las tradicionales rutas migratorias entre campamentos establecidos y sus cavernas predilectas conforme van cambiando las estaciones. Cuando los recursos escasean en una zona, la tribu se mueve a una zona más fértil.

Una tribu típica de orcos grises esta formada por entre 30 y 50 individuos, dirigidos por el orco más fuerte de la tribu. Este orco es conocido como el cacique, y es el responsable de decidir cuándo la tribu ataca a sus vecinos. Este puesto suele ser temporal, ya que los caciques orcos mueren constantemente (ya sea en batalla o a traición) y son reemplazados por nuevos caciques. El verdadero poder tras una tribu de orcos grises es el sumo sacerdote, habitualmente un clérigo o un adepto (a menudo mujer) que ha mantenido esa posición muchos años. Los orcos grises son fanáticos y la palabra de sus clérigos tribales es ley. Los clérigos de otras tribus son vistos normalmente como herejes, a pesar del hecho de que ambas tribus podrían adorar a la misma deidad de la misma manera.

Lenguaje y literatura: Los orcos grises hablan una compleja variación de la lengua orca. Cualquiera que hable orco puede entender este idioma, pero muchas palabras, inflexiones y pronunciaciones varían enormemente entre tribus, y habitualmente se requiere un periodo de varios días para acostumbrarse a la idiosincrasia de la nueva tribu. Los orcos grises no son proclives a aprender nuevos idiomas, pero el clérigo de la tribu habitualmente aprende el idioma común (para interrogar a los prisioneros) y el gigante y el trasgo (para interactuar con posibles aliados).

Los oscos grises no saben leer ni escribir, a menos que posean un nivel en una clase de personaje distinta a la de bárbaro.

Magia y conocimientos de los orcos grises: Aunque no son desconocidos para los orcos grises, los lanzadores de conjuros arcanos son bastante raros. En una socidad dominada por la fuerza y la brutalidad, no hay mucho sitio para el estudio académico. Aquellos orcos que se convierten en lanzadores de conjuros arcanos, invariablemente son solitarios o parias.

Los lanzadores de conjuros divinos son mucho más habituales entre los orcos grises. Cuando invadieron por primera vez Faerûn durante las Guerras de la puerta del orco, poseían muchos conjuros únicos y poderosos, el más poderoso de los cuales les permitía convocar al avatar de la deidad del lanzador del conjuro. Desde su derrota, se ha perdido el conocimiento de muchos de estos conjuros, y ahora los adeptos y clérigos se concentran en magia más ordinaria. Los orcos grises no suelen convertirse en druidas.

Objetos mágicos de los orcos grises: Los adeptos y clérigos fabrican a menudo pergaminos y pociones para ayudarse a sí mismos o reforzar a su tribu, pero la mayor parte de los objetos que se pueden encontrar en una tribu de orcos grises han sido robados de los cuerpos de sus enemigos.

Deidades de los orcos grises: Los orcos grises adoran a todas las distintas deidades orcas por igual. Admiten a Grummsh como líder del panteón orco, pero el típico orco gris no se siente obligado a rendirle culto por encima de otras deidades, y habitualmente elige a una deidad que se asemeje más a sus intereses particulares o temperamento. La mayoría de los orcos grises de una misma tribu adoran a la misma deidad.

Relaciones con otras razas: Los orcos grises no se llevan bien con nadie aparte de con los demás integrantes de su propia tribu. Las demás tribus orcas son vistas con suspicacia y celos. Como tienen asumido que otra tribu tiene cosas mejores que las que ellos poseen, las tribus orcas atacan frecuentemente a otras para robarles sus recursos. No sienten un odio particular hacia otras razas; los orcos grises odian por igual a cualquiera. Las excepciones notables son los trasgos y los kóblods (a quienes los orcos aceptan en sus tribus como esclavos o secuaces) y a los ogros (a los que admiran por su fuerza salvaje).

Equipo de los orcos grises: Los orcos grises apenas son más limpios que los orcos de las montañas, y como resultado su equipamiento está en mejor estado. De forma especial, las hachas son consideradas sagradas, y un orco tiene que ocuparse del fastidioso cuidado de su hacha, afilándola y reparando constantemetne las mellas y las pequeñas fracturas. A menudo registran sus grandes muertes haciendo marcas en el mango o inscribiendo nombres en la cabeza de su hacha. Muestras como plumas, abalorios, gemas y partes corporales son recolectadas de los cuerpos de sus enemigos (los dedos y las orejas son sus preferidos), y adornan frecuentemente el hacha de un orco. Los orcos grises prefieren armaduras ligeras que les permitan utilizar su velocidad lo mejor posible.

Animales y mascotas:Las tribus de orcos grises mantienen una pequeña familia de bestias o animales como guardianes, pero su cuidado es responsabilidad de toda la tribu. Estos guardianes no suelen ser muy peligrosos, ya que muchas tribus han aprendido por las malas que tener algo tan poderoso como un terrarón es una buena manera de que la tribu sea devorada. Los guardianes más habituales incluyen comadrejas terribles, carcayús terribles, verracos terribles y varios tipos de sabandijas.

Forma de escogerlo: Se escribe Orco en subraza y se elige el subtipo Orco gris.
Apariencias: 20.
Raza: Humanoide orco.
Idiomas automáticos: orco.
Área de inicio: Murann.
Restricciones de alineamiento: No buenos.
Ajuste de nivel: +1.
Características:

  • +2 Fuerza
  • +2 Sabiduria
  • -2 Inteligencia
  • -2 Carisma

Dotes:

  • Visión en la oscuridad
  • Rastrear (simula la aptitud de olfato)
  • Competencia con arma marcial (gran hacha)
  • Competencia con arma marcial (arco largo)