Orcus

Imagen

Príncipe de los No-muertos, Señor de la No-Muerte, Señor de la Sangre

Señor Demoníaco.

Símbolo: Cetro coronado con una calavera.
Plano de Origen: El Abismo. Capa 113, Thanatos
Alineamiento: Caótico Maligno
Dominios: Caos, Muerte, Mal, Destrucción.

Alineamiento de los clérigos: CN, NM, CM
Arma predilecta: Maza pesada
Animal sagrado: Cabra
Alias: Tenebrous / Tenebroso
Enemigos: Graz’zt, Demogorgon, Kiaransalee, y la mayoría de los Señores del Abismo y las Deidades del bien.

Historia
Orcus es un demonio muy viejo, al igual que muchos señores Abismales se encuentra envuelto en una batalla por el control del Abismo, Orcus inicio su carrera en el Plano Primario de Existencia. Aparentemente el fue un demente lanzador de conjuros, probablemente alguna clase de sacerdote de una deidad oscura. Después de su muerte, su alma, como toda las almas de todos los seres mortales de alineamiento caótico malvado, fue al abismo y allí inició su vida en el más allá como una mísera larva.

Imagen

 

Orcus procedió a escalar a través de los rangos demoníacos durantes los siguientes miles de años, pasó de ser una larva a un lemure, de allí a un Drecth, de un Dretch a un Rutterkin, de un Rutterkin a Vrock, de un Vrock a un Glabrezu, de un Glabrezu a Nalfeshnee y de allí eventualmente a un Balor. Desde este puesto ascendió al rango de un Señor Demonio, transformando se en el Príncipe de los No-Muerto y reinando en el lugar llamado Thanatos, la Barriga de la Muerte. Aún a pesar de que existían otros señores demonios reclamando el titulo del “Príncipe de los No-muertos”, Orcus reclamo el titulo para si mismo y pudo mantenerlo sin oposición alguna. Desde que alcanzo este puesto ha deseado tener mas poder, Orcus desea ser reconocido como “Príncipe de los Demonios”, titulo que ostenta Demogorgon y trata de ostentar Graz´zt. Debido a esta razón se volvió archienemigos de los dos señores demoníacos. En su momento y tiempo Orcus alcanzo el puesto de una verdadera deidad.

Como sea después de su corta ascensión divina, Orcus fue asesinado por la cuasi-deidad drow Kiaransalee, quien tomo el control del nivel del abismo que le pertenecía a Orcus, y además selló su vara en el ultimo nivel de Pandemonium. Kiaransalee decretó que el nombre Orcus debía se borrado de toda la existencia.

Una peculiar combinación de eventos dio al traste con los planes de Kiaransalee. la relacion de Acererak con la verdadera naturaleza del Plano de Energía Negativa, las ultimas oraciones de Qua-Nomaga, y el inesperado despertar de algunos durmientes del semiplano de Moil fueron combinados para causar que el espíritu de Orcus fuera reanimado como un Dios no-muerto. Renombrándose Tenebrous, esto para protegerse de sus enemigos, Orcus viajo a través de las ruinas de las arenas de Pelion. Allí el descubrió “La Palabra Definitiva”, algo tan poderoso que podía destruir deidades. La Palabra Definitiva en su propia voluntada terminaría destruyendo a aquel que la conociera a menos que este fuese una verdadera deidad. Debido a su deseo de restaurar su divinidad perdida, Orcus se lanzo a la búsqueda de su vara. Durante su búsqueda mato a muchos dioses y entidades poderosas, incluidas, Bwimb, Primus y Maanzecorian. Los esfuerzos de Orcus fueron escamoteados por un grupo de aventureros, este fue destruido de nuevo, pero esta vez por el poder de la Palabra Definitiva. Debido a estos eventos una Cábala de Dioses debilitaron considerablemente el poder de la Palabra Definitiva

Orcus fue resucitado por Qua-Nomag, uno de sus más poderoso sacerdotes y siervo, en un ritual blasfemo llevado a cabo en el Plano Astral. Orcus, después de esto, reclamo su reino y su nombre original, re-autoproclamándose “Príncipe de los No muertos” ( Esto a pesar de su odio por los no-muerto) Como sea el resultado de su segunda muerte y resurrección, Orcus ha perdido su cualidad de divinidad, y su habilidad para usar la Palabra Definitiva, desde entonces es solo un Lord Demonio más.

Reino

El reino de Orcus es Thanatos, el nivel 113 del Abismo ( a pesar de que en H4: El Trono de la Piedras Sangrienta es enumerado como el 333). Este es un frigido y congelado nivel infectado por no-muertos. Muchas ciudades se encuentra esparcidas por el nivel (Muchas de ellas son gobernadas por los siervos de Orcus, incluidas una poderosa Súcubo y Qua-Nomag en persona). El Príncipe de los no muertos controla Thanatos desde su palacio de Everlost en el Desierto del Bone Meal, al norte de una vasta cadena montañosa (llamada las Colinas Finales) que cruzan este nivel. A pesar de que Orcus recobro el poder sobre Thanatos, los daños causado por Kiaransalee aun se pueden hallar en la ciudad de Naratyr en el Mar congelado del Sur del nivel, y en la llamada Ciudadela Prohibida en la ciudad de Lacrimosa, localizada en las Colinas Finales. Orcus además posee, una fortaleza llamada Tchian-Sumere, en el Plano de Energía Negativa.

Dogma: Promete tu alma a Orcus, come de su carne, bebe de su sangre, y de esta forma tu ganaras una vida inagotable. La piedad es un lujo del cual ninguno es digno, sufrimiento y tormento es el combustible que potencia el ascenso de Orcus. Los devotos de Orcus abrumara el mundo una marejada de No-Muertos, y aún los dioses perecerán.

Clero y templos: Los clérigos de Orcus son responsables de promover la nigromancia, el dolor, la tortura, la no muerte y la destrucción de todo lo que está bien o sea bueno. Rezan para obtener sus conjuros en la medianoche. Sus colores son el rojo y el negro, aunque a menudo utilizan huesos como decoración.
El Culto de Orcus se encuentra en su mayoría compuesto por criaturas pervertidas con una mórbida fascinación con los No-muertos, tales como son los nigromantes, y aquellas criaturas que de forma deliberadas eligen el camino de la no-muerte, tales como son liches y vampiros. Ellos visten trajes macabros decorados con cuernos y calaveras.

Orcus tiene la posibilidad de escuchar su nombre cada vez y donde sea que fuese pronunciado, manifestando de cualquier forma su irritación con el interlocutor. Mercaderes inescrupulosos de varios lugares del multiuniverso de D&D venden loros entrenados para decir frases inocuas hasta que llegan a un lugar determinados en el cual comienzan a gritar el nombre de Orcus, una vez hecho esto nunca se detienen. Esto llama al demonio que mata a los aventures, permitiéndoles a los asociados de los mercaderes hacerse con la mercancía de los aventureros.
A Orcus no le entusiasma el entrenamiento o la organización disciplinados, ni tampoco a sus clérigos. De tal manera, el adiestramiento consiste poco más que en un juramento horripilante, la iniciación en la mitología de la deidad y un fuerte mazazo con un cetro coronado con una calavera para completar el proceso.

Pese a su condición de príncipe demoníaco en vez de deidad auténtica, Orcus ha inspirado la fundación de templos por todos los planos. Los que le adoran obtienen poderes de magia divina como si veneraran a una verdadera deidad, aunque es obvio que lo hacen de alguna fuente más universal (quizás el mismo plano de energía negativa). Con frecuencia, sus templos están ocultos, mientras que sus adoradores actúan como sociedades secretas que viven en comunidades por lo demás normales. Otros, sin embargo, son terribles fortalezas repletas de muertos vivientes en las que malvados señores cometen atrocidades y hacen la guerra en nombre del príncipe demoníaco. En ocasiones, una tribu orca al completo se consagra al Príncipe de los muertos vivientes, pero estos individuos son rechazados incluso por los otros de su raza.

Ritos: Los días sagrados de Orcus son las noches de lunas nuevas y el último día del año. Cuando la luna está más oscura se requiere a los adoradores de Orcus para crear a una criatura no muerta o traer un cadáver a otro cultista de Orcus para que pueda ser creada.
El ritual más vil de la cruel fe de Orcus es la Desacralización/Desantificación, siendo una ceremonia sin fecha concreta pero implica el sacrificio de un paladín a Orcus y la creación de una criatura no muerta a partir de los restos.

El conflicto sangriento es el método que utilizan los seguidores de Orcus para ascender de rango. A veces, esta actividad se formaliza, como cuando los subordinados desafían a clérigos de más alto rango siguiendo con el Rito del desafío. Por supuesto, esto normalmente acaba con la muerte del subordinado antes de que el Rito pueda llevarse a cabo. De hecho, ésta podría ser tan sólo una manera para que los clérigos de alto rango identifiquen a los agitadores y los eliminen del rebaño.

Plegarias: El estribillo más común en una oración a Orcus es una frase confirmativa al final de una declaración, algo como «…o que Orcus me mate y se quede con mi alma entera.»

La Vara de Orcus

La Vara de Orcus es un poderoso artefacto. Este es una vara coronada con un Cráneo en forma de la cabeza de un Lucero del Alba. La Vara tiene la habilidad de matar de forma automática a cualquier criatura viva que la toque.

Esta vara es altamente conocida en a través de los planeos, y Orcus algunas veces deja que esta caiga en manos de los mortales, de tal forma que esto permita que el caos se dispersado.