Sebek

Sebek

Símbolo de Sebek

El Señor de los Cocodrilos, la Muerte Sonriente
Semidiós mulhorandino

Símbolo: Cabeza de cocodrilo vestida con tocado de cuernos y penachos
Plano natal: Heliópolis
Alineamiento: Neutral Maligno
Ámbito: Peligros del río, cocodrilos, hombres-cocodrilo, humedales
Adoradores: Druidas, habitantes de zonas infestadas de cocodrilos, exploradores, hombres-cocodrilo
Alineamiento de los clérigos: CN, LN, NM
Dominios: Agua, Animal, Estirpe Escamosa, Mal
Arma predilecta: «La Lanza Afligida» (lanza larga, corta o media lanza)

Sacerdote de SebekSebek sólo es superado por Set en cuanto a maldad en el panteón de Mulhorand. Es fuerte, pero también cruel y caprichoso. Disfruta comiéndose a la gente, pero puede ser aplacado con súplicas lastimeras (si son acompañadas de la promesa de mayores comidas). Disfruta del humor cruel y de las bromas de espíritu mezquino. Aborrece las muestras genuinas de emociones sinceras y se dice que tiene un corazón de hielo. El Señor de los cocodrilos tiene una importante sensación de inseguridad en lo que respecta a su posición en el panteón mulhorandino, hecho que ha sido explotado por mortales audaces en el pasado.

La iglesia de Sebek está poco organizada, consistiendo su jerarquía en poco más que un orden incierto constantemente cambiantes. Los clérigos hombres-cocodrilo pasan sus días intimidando a sus compañeros, cazando, atrayendo a los humanos hacia su perdición y diseñando fantásticos planes para obtener poder en Mulhorand, Únzher y Khessenta.

Los clérigos y druidas de Sebek rezan para sus conjuros al anochecer, caundo el caliente sol desaparece y el momento de la caza está próximo. Los habitantes de los pueblos que buscan protegerse del ataque de cocodrilos esperan agradar a Sebek mediante el sacrificio mensual de animales (y algunas veces de criaturas inteligentes) en santuarios al aire libre situados en las profundidades de los pantanos. Los restos del sacrificio son dejados en el santuario para los cocodrilos. Muchos adoradores que no han logrado marcharse lo suficientemente rápido después de hacer el sacrificio han caído presa de las mandíbulas de los cocodrilos atraídos al lugar. Muchos clérigos y druidas se hacen multiclase como guerreros, y la mayoría intentan convertirse en hombres-cocodrilo.

Historia/Relaciones: Sebek es el peor relacionado del panteón mulhorandino, a efectos prácticos un paria. Aunque no está formalmente expulsado, simplemente se le ignora. La mayoría de las deidades mulhorandinas ven a Sebek con un desprecio condescendiente, y el Señor de los cocodrilos les corresponde en antipatía. Sebek ha trabajado con Set en el pasado, pero el Hermano de las serpientes trata a Sebek con desdén y le utiliza sólo como un aliado de conveniencia temporal. Incluso Málar hostiga a Sebek, furioso de que esta deidad extranjera tenga siquiera una minúscula parte del ámbito de los licántropos.

Dogma: Caza o sé cazado. Asesina a los intrusos en los pantanos, acaba con los débiles, aterroriza a los plebeyos humanos y a los débiles para que adoren a Sebek, domina a tus compañeros y finalmente convierte al mundo en un vasto pantano. Busca el reconocimiento por tus actos en el nombre de la deidad, porque es un poderoso dios que debe ser temido. Serás ampliamente recompensado con presas elegidas, riquezas y territorio cuando Sebek finalmente asuma el papel que le corresponde en el panteón.

Botón