Ghaunadaur


Aquel que acecha, el Ojo primigenio

Deidad menor drow

Símbolo: Ojo púrpura sobre círculos púrpuras, violetas y negros.
Plano natal: Laberinto de los demonios.
Alineamiento: Caótico Maligno.
Ámbito: Cienos, limos, gelatinas, proscritos, morfolitos, rebeldes.
Adoradores: Aboleth, drow, guerreros, cienos, proscritos, morfolitos.
Alineamiento de los clérigos: CM, CN, NM.
Dominios: Caos, Mal, Superchería (Como cavernario).
Arma predilecta: “Un tentáculo amorfo” (Martillo de guerra).
Colores eclesiásticos: Negro, morado y verde.

Ghaunadaur es impredecible para los estándares humanos. Puede auxiliar a los adoradores que solamente prestan una devoción externa en sus rituales, incluso gastando un gran poder en proporcionarles ayudas mágicas permanentes, pero también puede devorarlos o lisiarlos sin que medie advertencia alguna. Ghaunadaur disfruta contemplando las actividades de caza y alimentación de enormes monstruos horribles, así como el sufrimiento que causan. Ghaunadaur es silencioso y terrible cuando sale de los planos Exteriores, aunque los antiguos archivos hablan de un barboteante y bestial lenguaje que se hablaba en la gran corte de fango mezclado y estanques de gelatinas de la deidad. Ghaunadaur sólo se comunica telepáticamente con mensajes simples y directos.

HISTORIA/RELACIONES

Ghaunadaur es una deidad antigua, que se dice emergió del cieno primigenio. Venerado por la mayoria de los limos, cienos, babosas y otros seres reptantes (algunos de los cuales se dice poseen inteligencia, aunque ajena), Ghaunadaur volvió locos a la mayoría de ellos en un acceso de furia por alguna transgresión y les robó sus intelectos. Como resultado de ello muchos de sus adoradores y la mayoría de su poder dejaron de existir. Sólo en el último milenio los seres malignos buscaron una alternativa a las deidades establecidas y comenzaron a adorar a aquel que Acecha, siendo sólo una veneración de los drow insatisfechos con Lloth lo que le sitúa en el panteón drow. Ghaunadaur no tiene aliados. Se opone prácticamente a todas las deidades que tienen una presencia en la Infraoscuridad, así como Malar y a los diferentes miembros de los Seldarine.

DOGMA

Todas las criaturas tienen su lugar, y todas son adecuadas para esgrimir poder. Los que cazan eliminan a los débiles y refuerzan el valor de todos. Aquellos que rebelan o que caminan aparte encuentran nuevos caminos e intentan cosas nuevas, y hacen todo lo posible para el avance de sus razas. Las criaturas con poder albergan mejor la energía de la vida, la cual Ghaunadaur reverencia y representa. Haz sacrificios al Ojo, persuade a otros para que se sacrifiquen a sí mismos a Ghaunadaur o en servicio al Ojo, favorece el conocimiento y el temor a Ghaunadaur y, en conclusión, entrégate a Ghaunadaur en un autosacrificio sin descanso. Convierte a todos los seres para que adoren a Ghaunadaur Mata a todos los clérigos de otras fes, saqueando sus templo y propiedades para obtener dinero que mejore tus posesiones y que haga avanzar la adoración de Ghaunadaur.

CLERO Y TEMPLOS

Dejando aparte unas pocas ciudades drow y aboleth, la iglesia de Ghaunadaur consiste en un puñado de cultos dispersos, cada uno completamente dominado por un único individuo. Los clérigos de Ghaunadaur suelen hacer los que más le plazca a la deidad, y sirven al Ojo primigenio absolutamente. Los clérigos de Ghóandor tienen labores simples: tienen que asegurar, por la fuerza o la amenaza, que un suministro de sacrificios adecuados alzanza los altares de Ghaunadaur. Es dios les recompensa con conjuros y objetos mágicos por su éxito. Ghaunadaur se deleita sobre todo con las criaturas que se ofrecen voluntariamente a él sin resistencia (sin importar si el sacrificio ha sido hechizado o coaccionado de algún otro modo por el clero). Los clérigos que pueden traer este tipo de ofrendas a los altares del ojo primigenio con frecuencia son enormemente valorados y favorecidos por la deidad. Los clérigos de Ghaunadaur son alentados a familiarizarse con el uso y la manufactura de ácidos, venenos y fuego de alquimista.

Los clérigos de Ghaunadaur rezan para sus conjuros una vez al día en una hora de supuesta importancia para el culto local. Ghaunadaur espera que estas plegarias de adoración y adulación sean acompañadas por sacrificio. Si no pueden procurarse sacrificios vivos con tanta frecuencia, el Ojo primigenio acepta ofrendas de huesos y comida, quemadas en aceite, y braseros de incienso perfumado que también deben ser quemados. Si el adorador es incapaz de proporcionar estas ofrendas debe rezar mientras mantiene una mano en una llama (Sin protección mágica). En cualquier lugar de adoración de Ghaunadaur, todas las telas del mobiliario y ropajes de los fieles deben tener matices agradables al ojo de Ghaunadaur, como tonos de púrpura, rojo , negro y colores metálicos. Muchos clérigos se hacen multiclase como magos encantadores o guerreros.