Discípulo de Dragon

Se sabe que ciertos dragones poderosos pueden adoptar forma humanoide, y hasta tener amantes humanoides. A veces nace un hijo de esa unión, y cada hijo de ese hijo, a lo largo de miles de generaciones, posee algo de sangre de dragón, aunque sea muy poco. A menudo nada surge de ello, aunque los hechiceros poderosos a veces atribuyen sus poderes a una herencia dracónica. Algunos, sin embargo, se sienten irresistiblemente atraídos por la sangre de dragón. Primero vienen los sueños. Muchos los ignoran creyendo que sólo son la expresión de un deseo (o incluso pesadillas), y ahí se acaba todo. Pero unos pocos reconocen su potencial y los aceptan. Éstos se convierten en discípulos del dragón, que usan sus poderes mágicos como catalizador para encender su sangre de dragón. Los discípulos del dragón prefieren llevar una vida de exploración a una existencia enclaustrada. La mayoría son hechiceros, pero también los bardos siguen a veces este camino. Muchos de ellos, ya adeptos de la magia, van en busca de aventuras, sobre todo si eso promueve su objetivo de descubrir más acerca de su herencia dracónica. Todos los discípulos del dragón se sienten atraídos por las zonas donde se sabe que habitan dragones.

DiscípuloDragónFemaleDiscípuloDragónMale

♦ Dados de golpe: d12
♦ Competencias: Los Discípulos de Dragón no adquieren ninguna competencia con armas ni armaduras.
♦ Puntos de habilidad: 2 + modificador de inteligencia.

Requisitos

♦ Alineamiento: Debe estar a un paso del alineamiento propio del dragón escogido.
♦ Habilidades: Saber Arcano (8 rangos).
♦ Idioma: Dracónico. [Conseguido con rango en inteligencia o hablar un idioma por el personaje]
♦ Clase: Hechicero o bardo.

Rasgos de Clase

♦ Habilidades de clase: Las habilidades cláseas del discípulo de dragón son: Artesanía (Int), Buscar (Int), Concentración (Int), Conocimiento de conjuros (Int), Diplomacia (Car), Escapismo (Des), Escuchar (Sab), Hablar un idioma (ninguna), Reunir información (Car), Saberes (Int).

Progresión de niveles

♦ Nivel 1: Elección de dragón. Los detalles de cada dragón están redactados en la descripción de la dote.
♦ Nivel 2: Ataques de garras y mordiscos cuando no se lleva equipado armas.
♦ Nivel 3: Arma de aliento. Dependerá de la elección de dragón.
♦ Nivel 5: Sentido ciego 9 mts, capacidad de percibir las criaturas cercanas.
♦ Nivel 9: Alas cuyo color dependerán de la elección del dragón.
♦ Nivel 10: Inmunidad propia del dragón de su elección.
♦ Nivel 10: Sentido ciego 18 mts, capacidad de percibir las criaturas cercanas a una mayor distancia.

Ancestro Dracónico

A nivel 1 tendrás que elegir uno de los 21 dragones disponibles: Azul, Blanco, Negro, Rojo, Verde, Argénteo, Bronce, Cobre, Dorado, Oropel, Batalla, Esmeralda, Oceánico, Pardo, Aullador, Topacio, Zafiro, Piroclástico, Estigio, Amatista o Cristal. Esta elección influirá en ciertos aspectos básicos de la clase de prestigio: el tipo de daño del arma de aliento, el tipo de inmunidad que adquirirá a nivel 10, el tipo de restricción de alineamiento, el color de las alas y el tipo de rol.

Para determinar los alineamientos de los dragones, acá se ofrece un catálogo de los alineamientos de los dragones para el efecto de estar a un paso:

Metálicos:

Dorado: Legal bueno.
Argénteo/Plateado: Legal bueno.
Bronce: Legal bueno.
Cobre: Caótico bueno.
Oropel: Caótico bueno.

Cromáticos:

Rojo: Caótico maligno.
Negro: Caótico maligno.
Azul: Legal maligno.
Verde: Legal maligno.
Blanco: Caótico maligno.
Pardo: Neutral maligno.

De gema:

Amatista: Neutral auténtico.
Cristal: Caótico neutral.
Zafiro: Legal neutral.
Esmeralda: Legal neutral.
Topacio: Caótico neutral.

Planarios:

Aullador: Caótico neutral o caótico maligno.
Batalla: Neutral bueno.
Oceánico: Neutral bueno.
Estigia: Neutral maligno.
Piroclástico: Legal maligno o neutral maligno.

Guía de rol de discípulo del dragón

En nuestro servidor la clase de discípulo del dragón siempre ha tenido muchas interrogantes en cuanto a su rol e interpretación, este apartado tiene el objetivo de despejar dudas en torno a la forma en la que un discípulo obtiene la clase y las aptitudes que derivan de esta, así como explicar algunos mitos que giran en torno a la misma. Como todo, esto es una guía de interpretación, y solo busca orientar y explicar los orígenes y el funcionamiento de la clase.

Explicación general de la clase

“Un discípulo del dragón es diferente. Siempre lo ha sospechado, pero sus sueños lo confirman. La experiencia es tan vívida y real que otros sueños parecen cenizas polvorientas en comparación. Volando a través del cielo, libre de ser molestada por los senderos de la tierra, quien experimenta este sueño se regocija en sus bellas alas escamosas, las cuales le permiten sumergirse a través de las nubes. Sus sentidos están más vivos que nunca antes, permitiéndole oler, escuchar y ver con una claridad terrible que ningún simple humano podría jamás comprender. Un poder volátil se enciende en sus pulmones, una potencia que este conoce puede desatar con un simple hálito. Es casi… dracónico”.

Es sabido que los dragones verdaderos pueden tomar una forma humanoide e incluso algunos inclusive toman amantes humanoides. Algunas veces un niño semidragón nace de estas uniones, y cada hijo de ese hijo hasta la milésima generación obtiene un poco de sangre dracónica, aunque sea un poco. Usualmente, poco y nada se gana de esto, aunque los poderosos hechiceros y algunos bardos ocasionalmente dan crédito a sus poderes por una herencia dracónica. Para algunos, sin embargo, la sangre dracónica les llama de manera irresistible.

Primero vienen los sueños, como el anteriormente descrito. Muchos los desacreditan como nada más que la realización de un deseo (o incluso una horrible pesadilla) y nada más. Pero unos pocos abrazan estos sueños, reconociendo su seducción como una promesa. Estas personas se convierten en discípulos del dragón, quienes usan su poder mágico como un catalizador para encender su sangre dracónica, llegando a su máximo potencial.

Los discípulos del dragón prefieren una vida de exploración a una existencia encerrada bajo cuatro paredes. La mayoría son hechiceros, pero los bardos a veces siguen este camino. Ambos ya adeptos a la magia, muchos siguen el camino del aventurero, especialmente si este les permite avanzar su meta de saber más sobre su herencia dracónica. Todos los discípulos del dragón se sienten atraídos a áreas conocidas que alberguen dragones.

Explicación general

Aterrizando esta idea, los discípulos del dragón son hechiceros o bardos que descienden en una línea de sangre de un dragón verdadero hace cientos o miles de años. Los mismos suelen tener extraños sueños en donde se ven como dragones o se sienten llamados a este camino, y quienes aceptan esta promesa de poder dracónico se convierten en discípulos del dragón.

En esencia, el discípulo del dragón es una clase, no una raza, por lo que debe tratarse interpretativamente como tal. Los discípulos del dragón usan la esencia mágica que heredaron de sus poderes mágicos como catalizador para ir adquiriendo características y poderes dracónicos.

Los discípulos del dragón son personas interesadas en su herencia mágica dracónica, de una u otra forma, todos aprenden sobre dragones (representada en la habilidad de saber arcano) y el idioma de los dragones en su conocimiento sobre estos seres. El discípulo del dragón no necesita realizar ningún “ritual” especial para adquirir la clase.

La gente que posee esta clase son gente que poco a poco va transformando su cuerpo y adquiriendo el poderío físico de los dragones mediante un proceso de cambios mágicos, los cuales consigue entrenando sus poderío físico y mágico, así como descubriendo más sobre los dragones y el tipo del dragón del que desciende.

Al igual que otras clases innatas, estos adquieren su poder de manera introspectiva, volviéndose más cercanos al dragón que llevan dentro, y es común que adopten rasgos o manías características metales del dragón en el cual se intentan convertir.

Características del discípulo del dragón

Tras aceptar su herencia, el discípulo del dragón comenzará a sufrir determinados cambios físicos en torno a su cuerpo, los cuales dejarán entrever su camino a acercarse más a sus antepasados dracónicos mediante la adquisición de poder.

A diferencia de los dragones verdaderos, los discípulos del dragón carecen de un draconis fundamentum, un órgano especial que poseen los dragones verdaderos que les permite transformar cualquier cosa que coman en energía o como arma de aliento, por lo que no pueden digerir cualquier cosa.

Cambios físicos: Al igual que existen muchas personas distintas en Faerûn, existen muchas apariencias físicas entre los discípulos de dragón, inclusive aunque desciendan del mismo tipo de dragón.

Los cambios físicos de un discípulo del dragón no alteran su tamaño en absoluto, y estos mantienen la misma altura que su raza base, incluso después de su apoteosis. Los discípulos del dragón son muy parecidos a su raza base, salvo por algunos cambios generados por su transformación.

Tras aceptar su poder, los discípulos del dragón y obtienen algunas escamas repartidas por el cuerpo, que lentamente aumentan en extensión y tonalidad. También desarrollan unas garras y dientes largos, aunque generalmente estos rasgos pueden evitar mostrarse si se tapa lo suficiente. Tras sus últimos niveles los discípulos del dragón desarrollan unas enormes alas escamosas, las cuales difícilmente pueden esconderse si no es mediante magia. La apoteosis dracónica suele marcar más aún los rasgos del discípulo.

Existen algunos casos raros en algunos discípulos del dragón que pueden poseer una cola dracónica no prensil, cuernos pequeños, u ojos reptilianos de dragón. Los personajes que tengan estos rasgos especiales podrán tener un máximo de 1 rango distintivo.

Escamas: En su primer nivel en la clase, el discípulo del dragón comenzará a desarrollar pequeñas escamas sin color, casi invisibles en los primeros niveles pero volviéndose más visibles en los siguientes niveles de clase.

Estas escamas vuelven más fuerte la piel de un discípulo del dragón y le proporcionan CA adicional. Mientras su piel se vuelve más dura, el discípulo del dragón adquiere poco a poco una forma física más similar a la de su ancestro dracónico, adquiriendo escamas en algunas zonas de su cuerpo (aunque no en todo) con la tonalidad de las escamas de su progenitor.

Garras y dientes afilados: El discípulo del dragón gana unas notorias garras dracónicas en sus manos y pies, las cuales le permiten luchar con más facilidad en combate sin armas. Así mismo, adquieren unos colmillos afilados que les permiten causar mucho más daño a sus enemigos.

Arma de aliento: Si bien carecen de un draconis fundamentum, los discípulos del dragón poseen un arma de aliento menor, la cual es producida en un punto dentro de ellos. Esta aptitud mágica permite a los discípulos el exhalar una vez al día una poderosa oleada del elemento apropiado para el ancestro dracónico del discípulo.

Este poder se encuentra radicado dentro de su cuerpo, y se vuelve más poderoso en la medida que el discípulo del dragón abraza su herencia. El tamaño del arma de aliento es de aproximadamente 1.5 metros de alto, 1.5 de alto y abarca hasta los 18 metros de distancia en un cono.

Aumento de características: Gracias a la esencia mágica que queda imbuida en el cuerpo del discípulo, este adquiere un aumento en su musculatura, resistencia física e intelecto. Este aumento de fuerza, constitución e inteligencia va ligada a la naturaleza mágica que poco a poco despierta en un discípulo del dragón. Tras su apoteosis, la fuerza y el carisma de un discípulo aumentan notoriamente.

Sentido ciego: Al acercarse más a su progenitor dracónico, el discípulo del dragón gana la aptitud de sentido ciego, esta es de 9 metros al nivel 5, y de 18 metros al nivel 10 de discípulo del dragón. La aptitud de sentido ciego permite que el discípulo, empleando su desarrollado sentido del olfato y oído, este pueda percibir cosas que no sus ojos no pueden ver.

El discípulo del dragón no necesita realizar tiradas de escuchar o avistar para saber la ubicación de las criaturas dentro de su rango de sentido ciego, siempre y cuando este se encuentre en su línea de visión. Estos pueden “ver” criaturas invisibles o completamente oscurecidas, inclusive con sus ojos cerrados, debajo de un conjuro de “oscuridad” o cuando estén cubiertos de una niebla impenetrable.

Dentro de su rango de visión, dado que usan su nariz y oído, el discípulo del dragón no puede saber el tipo o colores de la criatura a reconocer, solo reconocer que hay una persona, objeto o criatura en determinado lugar. Las criaturas que se encuentran invisibles son igualmente detectadas por un discípulo del dragón, pero no aquellas que han entrado en otro plano, como mediante excursión etérea.

Alas dracónicas: Al nivel 9 de clase, un discípulo del dragón obtiene un par de alas dracónicas del mismo color que su ancestro. Estas alas son totalmente funcionales, y permiten al discípulo del dragón volar a la misma velocidad en la que estos podrían caminar o correr por la tierra, con una maniobrabilidad media. El uso de armaduras más pesadas hace más lenta la velocidad a la que vuela un discípulo del dragón, igual como si estuviera en el suelo.

La aptitud para volar de un discípulo del dragón no es mágica, aunque algunos sabios sí lo creen. Aun así, las alas de un discípulo son especialmente fuertes, y su principal problema suele ser despegar del suelo. Estas planean de buena manera, y generalmente solo requieren de unos cuantos aleteos de vez en cuando para mantenerse en el aire, dado que las alas poseen un enorme poder en cada aleteo.

Los discípulos del dragón prefieren generalmente dejarse caer desde grandes elevaciones, o levantarse en áreas con corrientes ascendentes y planear, levantándose en cada corriente ascendente, permitiéndoles así cubrir grandes territorios. Esta aptitud es más cansadora que caminar, pero la mayoría de discípulos del dragón pueden volar durante horas si lo hacen de buena manera.

Apoteosis dracónica: Al nivel 10, el discípulo del dragón abraza total y completamente su herencia dracónica, y adquiere la plantilla de semidragón. Con todo, es de mencionar que este es el proceso culmine en el cual un discípulo del dragón adquiere la totalidad de su potencial.

Esto posee las siguientes consideraciones tanto a nivel interpretativo como de ficha de personaje:

● El discípulo del dragón pasa a ser considerado un semidragón para todos los efectos. Lo que quiere decir que estos pasan a tener el tipo dragón en vez de ser considerados humanoides. Al igual que otros dragones, estos son inmunes a la parálisis y los efectos de dormir. Su arma de aliento se vuelve más poderosa, de acuerdo a su herencia dracónica. Las escamas de su cuerpo se vuelven más duras, volviéndoles más resilientes e inmunes al elemento de su arma de aliento gracias a su magia.

● El personaje adquiere distintos sentidos nuevos de un semidragón, como visión en la oscuridad, así como visión en la penumbra. Los discípulos del dragón que han alcanzado la apoteosis pueden notar movimientos y detalles al menos dos veces más rápido que un humano en condiciones de poca luz, y sus ojos se adaptan rápidamente a la luz fuerte o los destellos. Un discípulo del dragón puede observar directamente al sol en pleno verano y no sufrir una pérdida de visión.

Los discípulos también pueden ver inclusive si no existe ningún tipo de luz. Su habilidad para discernir matices y formas es tan buena como la de cualquier otro humanoide. En ausencia de luz, los discípulos del dragón solo pueden ver en blanco y negro en un rango de 18 metros.

● Si bien los ciclos de vida de los dragones son ciertamente envidiables, llegando a vivir milenios. Los discípulos del dragón que han alcanzado la apoteosis comparten la herencia de las razas de ciclos de vida más cortos, por lo que no viven más allá que “solo” un par de siglos. De todos modos, son gente que vive mucho más que otros seres, y aquellos que poseen sangre élfica y logran la apoteosis dracónica pueden inclusive alcanzar la longevidad de las grandes sierpes.

A efectos de juego, la expectativa de vida de cualquier raza que sea un discípulo del dragón de nivel 10 se dobla.