Los Ladrones de las Sombras

En algún lugar de Athkatla…. Mélcer el sastre analizó al pequeño grupo de clientes que aguardaban, con la esperanza de avistar a alguno que fuera diferente del resto. Allí estaba la dama Alcedin, esperando que arreglara de nuevo el traje de baile de su hija (¿es que la niña nunca dejaría de ganar peso?), y junto a ella los jóvenes hijos gemelos del señor Cargapeña, que querían disfraces para la fiesta de la Buena cosecha (apostaría a que los querrán de caballeros, reflexionó el sastre para sí mismo). Al resto no les conocía, pero todos parecían bastante normales. Se encogió de hombros interiormente; quizá estaba equivocado y no sería hoy. Después de todo había tenido razón, pero otra vez el mensajero eludió sus mejores esfuerzos. Acababa de ayudar a una joven que había dicho llamarse Serria a decidir un nuevo corte para un vestido viejo, y había dejado la prenda encima del banco de trabajo a su lado. Lo cogió, y dentro había una bolsita de monedas de oro que eran sus honorarios mensuales. Pensó brevemente en lo que había accedido a esconder, y se preguntó quizá por centésima vez sino debería bajar y echar un vistazo. ¿Y si era algo ilegal? Sacudió la cabeza para quitarse esas ideas. No, se dijo, me avisaron de que nunca bajara ahí. No quiero saber qué es lo que hay ahí y que se enfaden. Tarareando en voz baja, ocultó el monedero lleno de oro en su túnica y siguió con su tarea.

Los ladrones sombríos, la mayor y más próspera cofradía de ladrones de todo Faerûn abre de nuevo sus secretas puertas para todos aquellos que deseen adentrarse en el submundo del hampa criminal en Amn. De naturaleza sumamente secretista se asegura que sus miembros tengan un conocimiento bastante limitado de sus operaciones y de sus propios asociados, sin embargo, su naturaleza politeista y los amplios abanicos de trabajo que abarcan permiten a una gran cantidad de clases y alineamientos participar en su composición.

A pesar de ser una banda de ladrones su gran influencia en la Costa de la Espada ha hecho que los miembros más asentados apenas actúen como matones o ladrones de baja estofa dedicándose al espionaje de grandes organizaciones, casas mercantiles o reinos y al movimiento de grandes cantidades de oro. Su actual influencia en el Consejo de los Seis les ha permitido (sin su real conocimiento) ejercer como fuerza de espionaje para el gobierno de Amn. Las fuerzas de la ley y el orden han intentado penetrar el muro de silencio que rodea a los Ladrones sombríos, pero sin resultado. A pesar de los éxitos periódicos y la eliminación de unas pocas cofradías, la organización en conjunto parece crecer más fuerte a cada año que pasa.

Miembros: Un número incierto, pero probablemente más de 3.000 personas trabajan para la cofradía en cualquier momento sólo en Amn.
Jerarquía: Red
Líderes: el Consejo sombrío.
Religiones: La mayoría de miembros de la cofradía rinden al menos homenaje verbal a Máscara, y muchos de ellos la reclaman como su deidad patrona. Otros veneran a varias deidades malignas, incluyendo Bane, Cyric, Loviatar, Shar y Talona.
Alineamientos: NA, CN, LM, NM, CM.
Secretismo: Alto
Símbolo: Un antifaz de seda negra traspasado por un estilete.

HISTORIA

En algún lugar de Athkatla, la Sede de los Ladrones de las Sombras

Los Ladrones Sombríos fueron fundados en el año 1255 CV por cinco ambiciosos ladrones. Tras su fundación ampiaron su poder dentro de la ciudad de Aguas Profundas hasta que en el año 1298 CV fueron expulsados de la ciudad gracias a las acciones de Lhestyn Arunsun. Desde entonces la organización mantiene un gran rencor hacia el clan Arunsun.

Uno de los escasos supervivientes fue Carzakh “Sombra Profunda” Halandir. Sus primeros pasos se centraron en reforzar la seguridad interna del grupo, adoptando una jerarquía más parecida a la de los Señores de Aguas Profundas con el fin de asegurar cualquier infiltración. Además, consciente de que su escaso poder mágico les hacía particularmente vulnerables a cualquier acción arcana empezó a reclutar magos y clérigos con el fin de dotarse de un apoyo mágico. Gracias a la magia divina y arcana consiguieron recuperar rápidamente su influencia y en el 1301 CV el gobierno de Amn los tuvo que reconocer como un poder realmente influyente en su país. Esta expansión no se frenó y en el año 1321 CV los Ladrones Sombríos dominaban todas las operaciones ilegales dentro de la ciudad, en el 1341 CV controlaban la mitad del crimen organizado de la Costa de la Espada y tras los Diez Días Negros de Tethyr, se introducían en el reino.

Su crecimiento provocó que la estructura se reformara. Donde antes habían sido 3 los que dirigían las operaciones, ahora se formaba un Concilio con el fin de controlar mejor la enorme extensión de terreno que tenían bajo su poder.

La Era de los Trastornos supuso un golpe fuerte para la organización, pues no solo su Concilio formado por asesinos desapareció tras Bhaal absorber el poder de todos los asesinos, sino que además los Ladrones fueron prácticamente expulsados de Calimshan por las acciones de Pachá Ralan-el-Pesarkhal. El vacío de poder dentro de la organización fue aprovechado por Rhinnom Dannijyr que con rapidez eliminó a cualquier rival que pudiera disputarle el puesto y se nombró Gran Maestro de las Sombras hasta la actualidad.

ORGANIGRAMA

En las profundidades de la capital, El Templo de las Sombras

A pesar de ser una banda de criminales y ladrones mantiene una estructura muy bien jerarquizada en copia al funcionamiento de los lores encapuchados de Aguas Profundas. Esto permite que en el caso que una célula sea descubierta el resto no corra peligro minimizando los riesgos. Un miembro de la banda sólo podrá conocer las identidades de alguien inferior a su cargo, nunca igual o superior. Esto puede hacerle sentir parcialmente aislado o en desconocimiento total de lo que pasa a su alrededor por otro lado le dará mucha más libertad a la hora moverse.

La forma de actuar de la cofradía es muy diferente a la mayoría de las facciones quienes normalmente actúan de forma mucho más cohesionada, se podría decir que los Ladrones de las Sombras son en sí un cúmulo de organizaciones jerarquizadas y unidas para un mismo fin, una gran cantidad de pequeñas facciones que son directa o indirectamente influenciadas por el poder de las Sombras.

Líder Sombrío

El Líder Sombrío es la figura número uno en la organización y se encarga de liderar y supervisar todas las operaciones que los Ladrones de las Sombras tienen a lo largo del ancho mundo. Es el portavoz del Consejo Sombrío.
(PNJ) – Rhinnon Dannihyr (Iltarca del Consejo de los 6) Es conocido en los bajos fondos como una leyenda, el Cardenal CabelloRojo. // ON ROL NADIE SABE QUE ES EL ILTARCA //

Consejo Sombrío

Formado por los 6 Maestros Sombríos. Cada uno de ellos domina una de las seis regiones donde la banda se extiende a lo largo del mundo siendo la principal de estas Amn. Irónicamente el líder del Consejo no se encarga directamente de las operaciones de Amn sino de las tierras del este, pese a ser miembro del Consejo de los Seis (algo que nadie sabe).
[PNJ] – Aran Linvail; La mano derecha de Rhinnon Dannihyr es el encargado de supervisar todas las acciones de la banda en Amn.

Maestros Encubiertos

Los líderes de campo de todas las operaciones de los Ladrones de las Sombras en el país, cada maestro sombrío tendrá dos Maestros Encubiertos a su cargo. En la práctica el líder de facción PJ ostenta este cargo y su tarea es supervisar y dirigir al resto de maestros cofrades.

Maestros Cofrades

Un maestro cofrade es mucho más que un simple cofrade es en si mismo un jefe de facción. Lo importante de un maestro cofrade no es que sea hábil como agente sino un líder ya que cada maestro cofrade debe supervisar su propia cofradía, ya sea una cábala de magos, un gremio comercial, una secta maligna o un negocio de contrabando. Cada maestro cofrade deberá liderar su propio negocio y a su vez rendir cuentas a la banda.

Cofrades

Los agentes de campo son miembros realmente hábiles, útiles y veteranos en la banda. Normalmente saben para quien trabajan pero su conocimiento de la organización es muy superficial estando normalmente al tanto únicamente sólo de los trabajos que les son enviados. Hay cofrades extremadamente valiosos y letales para la organización, a menudo estos adquieren títulos propios y aunque no tienen nadie a su cargo se los respeta de forma similar a los Maestros Cofrades.

Iniciados

También llamados ratas en los gremios ilegales los iniciados son los más numerosos en la banda y quienes desconocen por completo para quien trabajan normalmente (habitualmente creen que lo hacen para un círculo de menor tamaño) muchas veces se denomina así a gente que simplemente está trabajando de forma indirecta o influenciada por los Ladrones de las Sombras como un tendero que recibe un dinero por esconder una mercancía o por filtrar información sobre lo que pasa diariamente en su posada, aunque no sepa a quién lo hace.

CAPTACIÓN Y DÍA A DÍA

Posada ‘La Corona de Cobre’ de los Barrios Bajos de Athkatla

El secretismo e ilegalidad de la organización hacen del proceso de captación una tarea mucho más lenta de la habitual en otras facciones, sin embargo ésta nunca estará exenta de rol en todas las fases en las que vuestro personaje vaya escalando en la jerarquía del gremio.

Los hilos de la cofradía son extremadamente largos y esto hace que sea muy difícil encasillar a sus miembros en un papel concreto. Sus zonas de actuación se extienden desde las calles más pobres, dónde la delincuencia puede ser la única forma de supervivencia a las mansiones más lujosas, propias de algún importante político o arrendatario. Pasando por los lugares más oscuros, como templos dedicados al latrocinio o al asesinato. Y muchos más claros, como organizaciones públicas o mercantiles bien vistas públicamente. Prácticamente cualquier personaje capaz de traspasar la ley (abiertamente como un bandido o de incógnito) puede participar en el rol de los Ladrones Sombríos, ya sea de forma eventual o de forma permanente e interna.

Debido a que no tenemos un único punto de captación nos interesa todo tipo de personajes. Ya sean simples pícaros caraduras, ladronzuelos, espadachines, danzasombras, bribones arcanos, sacerdotes oscuros, arcanos poderosos, comerciantes, funcionarios públicos, asesinos, etc. Un completo abanico de personajes cuyas acciones no estén guiadas por una brújula moral (o amoral) sino por la ausencia de ésta y el único interés de lucrarse y beneficiarse mutuamente con la organización.

Por nuestra parte ofrecemos un rol de intrigas y conspiraciones. Tanto del hampa más visceral como la venta de drogas, trata de blancas, sectarismo, asesinato o extorsión y robo. Como el más refinado ya sea el espionaje, tráfico de influencias o corrupción pública. Y sobretodo, para aquellos jugadores con ganas y tiempo para crear y organizar proyectos la capacidad para contar con nuestro apoyo y guía.

REQUISITOS

El puerto de Athkatla, junto a Crimmor el centro de contrabando amniano por excelencia.

La organización no tiene ningún requisito real más allá de un comportamiento off-rol adecuado e implicación constante con la organización. Sin embargo como es lógico debido a su forma de actuar tan moralmente cuestionable lo normal es que dentro de ella sólo se sientan cómodos los personajes de alineamiento maligno o algunas excepciones de neutralidad. La mayoría de sus miembros mantienen una gran lealtad a la banda ya sea por el miedo a la traición (pagado con la muerte tanto de esa persona como la de sus allegados) como por la lealtad y protección que ésta misma le ofrece a él y a cualquier miembro de su familia, funcionando de forma similar al hampa de las familias sembianas. Romper la omertá (ley del silencio) tiene siempre las más siniestras consecuencias.

Para corroborar la lealtad de sus miembros y debido a su naturaleza secretista e ilegal, son muy comunes los controles periódicos de lealtad a sus miembros. En busca de posibles infiltrados o traidores. Por otro lado, los objetivos de la facción dan pie a que casi cualquier personaje de los alineamientos anteriormente mencionados se sienta cómodo al no tener ésta una fuerte presencia religiosa y funcionar bajo intereses puramente pragmáticos. A su vez el individualismo de la banda obliga a que cada uno de sus miembros y jugadores sean capaces de actuar de forma independiente, en los ascensos no se buscan personajes dependientes, sino gente capacitada para liderar su propio grupo, negocio, o clan. Buscando así el ascenso y realización de cada uno de sus miembros por separado y cohesionándolo todo en el interés de la organización. Por contra este modelo hace que los miembros de rango más elevado no se suelan ver diariamente entre si. Siendo esta una facción tan relevante y que conlleva a vuestros personajes una gran dedicación. Es de obligación que en caso de querer ascender y ocupar puestos de importancia vuestro personaje tenga a los Ladrones de las Sombras como facción principal. Esto no significa que no se acepten personajes que tengan otra facción (aliada) como secundaria. Sólo que únicamente no podrán ostentar cargos de gran relevancia dentro de nuestra estructura. Por último tampoco permitimos el acceso a niveles de importancia a un jugador que disponga de otro personaje en una facción opuesta a los Ladrones de las Sombras.

La más poderosa organización de todo Amn abre de nuevo sus sombrías puertas, ¿estarás dispuesto a cruzarlas?