Nobanion


El Señor de la Melena de Fuego, el Rey de las Bestias

Semideidad

Símbolo: Cabeza de león macho sobre un escudo verde
Plano natal: Casa de la Naturaleza
Alineamiento: Legal Bueno
Ámbito: Realeza, leones y bestias felinas, bestias buenas
Adoradores: Druidas, guerreros, líderes, paladines, exploradores, soldados, profesores, wemics (lenauros)
Alineamiento de los clérigos: LB, LN, NB
Dominios: Animal, Bien, Ley
Arma predilecta: "Una cabeza de león" (pico pesado)
Colores eclesiásticos: Dorado, amarillo y marrón

Nobanion irradia tanto poder como elegancia. Su rugido es ensordecedor, y cuando decide ejercer toda la fuerza de su carisma, su majestad real es irresistible, e incluso la menor criatura que se aproxima a él de buena fe se siente confortable en su presencia. El Señor de la melena de fuego intenta dirigir su manada para que haga lo que es noble y correcto, pero no fuerza a sus fieles a seguir este camino. Desea profundamente que aquellos bajo su gobierno elijan libremente el bien sobre el mal, la acción sobre la inacción y el orden sobre el caos. No les ordena desde atrás y nunca pedirá a alguien que haga algo que no estaría dispuesto a hacer por sí mismo, incluyendo dar su vida por otro.

Los adoradores de Nobanion están dispersos a lo largo de las regiones del estrecho de Vilhon, la costa del Dragón y las llanuras Brillantes, pero el Señor de la melena de fuego es venerado principalmente en los confines del bosque de Guthmere, en la ciudad de Nathlekh, y entre los wemics de las llanuras resplandecientes. Aparte de sus seguidores de Nathlekh, los seguidores de Nobanion están estrictamente ordenados en rangos, pero sin otra organización adicional. La tribu de Nobanion ocupa papeles de liderazgo en muchas comunidades de liderazgo en muchas comunidades en las que es reverenciado. Muchos sirven como monarcas benevolentes, jueces, milicia, agentes de las autoridades o como vigilantes frente al mal.

La vanguardia de los ejércitos leales a Nobanion normalmente está llena de clérigos y cruzados del Rey de las bestias. Otros enseñan sus habilidades de caza o marciales a los jóvenes, al tiempo que imparten instrucción moral y las tradiciones importantes tanto de palabra como de hecho. Entre las tribus de wemics de las llanuras brillante los chamanes de Nobanion son normalmente poderosos líderes, sólo por detrás del jefe o rey. Son responsables de elegir qué criaturas cazar, de bendecir la muerte y de confirmar el paso de los miembros jóvenes de la manada a la edad adulta.

Los clérigos y druidas de Nobanion rezan para sus conjuros al anochecer, antes de la caza nocturna. El Festejo de la manada normalmente tiene lugar durante la primera decana de Khes. Esta es una época para retozar, bailar, cortejar a una pareja, hacer el amor y en general celebrar las recompensas de la vida y su potencial. Las creencias religiosas prometen que un niño (o cachorro) concebido esta noche se convertirá en un dirigente de la iglesia (o manada). La celebración del nuevo nacimiento siempre tiene lugar durante la tercera decana de Kythorn, marcada por una gran cacería o festejo. Esta ceremonia celebra el nacimiento (o renacimiento, las enseñanzas de la iglesia son vagas al respecto) de Nobanion, la prominencia de los leones en el estrecho de Vilhon y la importancia de la caza en la región. En los recién nacidos se lleva a cabo el rito de la Primera sangre, en el cual su pata (o mana) derecha es colocada en la sangre de la presa y bendecida por un clérigo o druida de Nobanion. Los clérigos del Señor de la melena de fuego a veces se hacen multiclase como campeones divinos, guerreros o paladines. Sus druidas a veces se hacen multiclase como exploradores.

HISTORIA/RELACIONES

Nobanion es una deidad intrusa, habiéndose establecido en Faerûn sólo hace algunos siglos. Es responsable de expulsar a la mayoría de los adoradores de Malar del estrecho de Vilhon, y la Pantera de sangre negra ha jurado vengarse de Nobanion. El Rey de las bestias lleva mucho tiempo aliado con Lurue, así como con Tyr, Torm, Mielikki y las demás deidades benignas de la naturaleza.

DOGMA

Caza sólo cuando estés hambriento y no te atraques sin necesidad. No desperdicies nada y tendrás de todo en abundancia. El ciclo de la vida une a todos los seres vivientes en uno, y este uno es la propia vida. La ley de la jungla es que sólo los fuertes sobreviven, pero sobreviven mejor siendo líderes, no tiranos; protegiendo a los débiles, no avasallándoles. Todas las criaturas destacan en el papel que tienen asignado, y deberían ser alentadas a encontrar su lugar. De la cooperación entre seres de diferentes fuerzas surge la fuerza del trabajo en equipo y de la comunidad, la mayor fuerza de todas. Demostrando compasión y tolerancia y viviendo con la tierra todas las criaturas vivas pueden encontrar armonía en la naturaleza y entre sí. Permaneciendo fiel a uno mismo y a la manada y actuando con dignidad y honor puede ganarse uno el respeto de sus iguales.
Los wemic (o lenauros) reducen esto a lo siguiente: "Sólo el fuerte sobrevive. Vive y deja vivir salvo que seas provocado. Protege a la manada y a todos sus miembros, pero si las heridas o las enfermedades hacen caer a uno, permítele tener un rápido e indoloro fin de sufrimiento."

Ordenes Afiliadas: Estas son las órdenes más conocidas en Faerûn que están afiliadas al clero del Rey de las Bestias. Un paladín no está obligado a haber pertenecido a esta, pero puede haberlo hecho en su trasfondo.

Legión de los Leones (Paladines, AL LB) Formada casi en su totalidad por wemics (o lenauros) y licántropos león, con un muy reducido grupo de otras razas, esta orden de paladines, fundada poco tiempo después de la era de los trastornos existe para proteger a monstruos de alineamiento benigno y destruir a los sirvientes de Malar.