Orcus


Príncipe de los No-muertos

Príncipe Demoníaco.

Símbolo: Un cetro negro con una calavera (La vara de orcus)
Plano natal: El Abismo. Capa 113, Thanatos
Alineamiento: Caótico Maligno
Dominios: Caos, Muerte, Mal


HISTORIA/RELACIONES

De los innumerables señores demoníacos del Abismo, el terrorífico y vil Orcus, príncipe de los no-muertos, debe ser el más adorado como deidad de todos. Orcus es un enorme e hinchado príncipe demoníaco, hinchado de resentimiento, cólera y desdén. Después de que una disminución de sus conflictos contra Demogorgon y Graz'zt le generara una cierta complacencia, Orcus fue muerto y depuesto. Pero después se alzó de entre los muertos , y adoptó el nombre de “Tenebroso” durante un tiempo, escondiéndose en la sombras y aguardando para llevar a cabo su venganza. Ahora se ha vuelto a hacer con su anterior posición y vuelve a residir en Naratyr, su terrible dudad fortaleza en Thanatos, la capa del Abismo sobre la que gobierna. De nuevo Orcus se encuentra enfrentado por la dominación con muchos de los otros señores demoníacos. Orcus ya no se contenta con hacerse cada vez más viejo y gordo alimentándose de larvas en su castillo, y ahora concentra su furia y odio en la absoluta destrucción de sus enemigos y en extender la aflicción y el caos entre los mortales. Como un demonio renacido en todos los sentidos, Orcus es más terrible y más peligroso que nunca. Orcus odia tanto a Demogorgon como a Graz'zt. Le molesta el poder de ambos y ansía sus reinos. Orcus dirige una horda de muertos vivientes, así como ejércitos de demonios que asolan los campos del abismo que cruzan.

Probablemente debido a que tiene un “ámbito” más identificable, aunque repugnante, Orcus es adorado con más frecuencia que los otros príncipes demoníacos. Aunque Demogorgon puede ser en realidad más poderoso, Orcus está más próximo al verdadero nivel divino debido a su cantidad de adoradores.

Orcus ascendió a través de los rangos demoníacos durante el transcurso de miles de años, pasó de ser una larva a un lemure, de allí a un Drecth, de un Dretch a un Rutterkin, de un Rutterkin a Vrock, de un Vrock a un Glabrezu, de un Glabrezu a Nalfeshnee y de allí eventualmente a un Balor. Desde este puesto ascendió al rango de un Señor Demoniaco, transformando se en el Príncipe de los No-Muertos y reinando en el lugar llamado Thanatos, la Barriga de la Muerte. Aún a pesar de que existían otros señores demoniacos reclamando el titulo del “Príncipe de los No-muertos”, Orcus reclamo el titulo para si mismo y pudo mantenerlo sin oposición alguna. Desde que alcanzo este puesto ha deseado tener mas poder, Orcus desea ser reconocido como “Príncipe de los Demonios”, titulo que ostenta Demogorgon y trata de ostentar Graz´zt. Debido a esta razón se volvió archienemigos de los dos señores demoníacos. En su momento y tiempo Orcus alcanzó el puesto de una verdadera deidad, pero solo momentáneamente.

En los reinos olvidados:

Orcus ha tenido históricamente una gran relevancia en los Reinos Olvidados, específicamente en lo que se conoce como las tierras heladas (Lo que se conoce como Vaasa, Damara, Narfell y Sossal), sin embargo, quizás su mayor éxito en intervenir en Faerûn ocurrió al convertirse en el patrón del Rey Brujo conocido como Zhengyi, en el año 900 CV, ayudándole en su búsqueda de convertirse en Liche, y coronándose al fin creando el Castillo Perilious, entregándole el control de un ejército de no-muertos. Este poder le permitió atacar Damara, logrando conquistarla en el año 1357 CV.

El rey brujo perdió su poder cuando Gareth Dragonsbane y su compañía expulsó el poder de Orcus del plano material definitivamente al robar la Vara de Orcus. Las hordas de no-muertos, así como el rey brujo y su castillo fueron vencidos gracias a esto. A diferencia de otros señores demoníacos, el nombre de Orcus es relativamente popular en las tierras heladas, particuparmente en Vaasa, donde es una fe mayoritaria de la nación.

Nota: Los siguientes eventos contienen trazas de la ambientación Planescape de 2ed, por lo que el canon en este aspecto es cuestionable en algunos sentidos.

Casi paralelo a estos eventos, Orcus fue asesinado por la semidiosa drow Kiaransalee, quien tomo el control del nivel del abismo que le pertenecía a Orcus, y además selló lo que quedaba de su vara en el ultimo nivel del Pandemonio (El Trono Supremo, en la cosmología de RROO). Kiaransalee decretó que el nombre Orcus debía ser borrado de toda la existencia.

A pesar de los esfuerzos de la semidiosa, Orcus fue resucitado como un señor demoníaco no-muerto, renombrándose como "Tenebroso". Como Tenebroso, Orcus descubrió la Palabra Definitiva, algo tan poderoso que podía destruir deidades. La” Palabra Definitiva” en su propia voluntad terminaría destruyendo a aquel que la conociera a menos que este fuese una verdadera deidad. Debido a su deseo de restaurar su divinidad perdida, Orcus se lanzo a la búsqueda de su vara. Durante su búsqueda mato a muchos dioses y entidades poderosa. Los esfuerzos de Orcus fueron escamoteados por un grupo de aventureros, este fue destruido de nuevo, pero esta vez por el poder de la Palabra Definitiva. Debido a estos eventos, una Cábala de deidades mayores, en respuesta a las maquinaciones de Tenebroso, anularon el poder de la Palabra Definitiva.

Orcus fue resucitado finalmente por Qua-Nomag, uno de sus más poderosos sacerdotes y siervo, en un ritual blasfemo llevado a cabo en el Plano Astral. Orcus, después de esto, reclamo su reino y su nombre original, re-autoproclamándose “Príncipe de los No muertos” ( Esto a pesar de su odio por los no-muertos). Como sea el resultado de su segunda muerte y resurrección, Orcus ha perdido su cualidad de divinidad, y su habilidad para usar la Palabra Definitiva, y desde entonces es solo un Señor Demoníaco más.

La Vara de Orcus: La Vara de Orcus es un poderoso artefacto. Este cetro negro de hierro y obsidiana está coronado por la calavera de un héroe humano muerto por Orcus. La Vara tiene la habilidad de matar de forma a cualquier criatura que la toque. En los Reinos Olvidados, la vara fue destruida por la ayuda combinada de Bahamut, Gareth Dragonsbane y un grupo de compañeros al inmolarla dentro del corazón de Tiamat, destruyéndola.

Algunas extrañas, oscuras y poco creíbles profecías apuntan a que la Vara de Orcus no ha sido destruida de manera definitiva, y que tarde o temprano volverá a sembrar el caos a Faerûn.

Objetivos

Orcus es en muchos aspectos una figura contradictoria. No se deleita con los que están a su cargo (los muertos vivientes), y no se ha autoproclamado "Príncipe de los muertos vivientes" por devoción o lealtad. Si hay algo que desprecie el señor demoníaco es a los muertos vivientes. Siente como mínimo desdén por ellos, y los utiliza sin que medie pensamiento ni consideración alguna. Por supuesto, Orcus también desprecia a los vivos. Odia a todas las cosas, y siempre está lleno de furia, repulsión y odio. Sólo ansía el poder para sí mismo y extender la miseria y la destrucción para todos los demás. Algunas veces Orcus permite que su vara sea encontrada por un mortal para desencadenar un mayor caos y mal entre los habitantes del plano Material.

Este devaneo dura siempre poco tiempo (un año o dos a lo sumo) antes de que el hinchado príncipe se aburra y reclame su artefacto, normalmente junto con el alma de quienquiera que la esgrima en ese momento. Orcus está en constante estado de guerra con sus rivales Demogorgon y Graz'zt. Casi la totalidad del tiempo se libran auténticas batallas entre sus ejércitos de muertos vivientes y demonios, y las hordas de monstruos y demonios de Graz'zt. Los enfrentamientos con Demogorgon suelen tener un aspecto más sutil, como el asesinato y el sabotaje. Esto normalmente es así porque tanto sus ejércitos al completo como los de Demogorgon están enfrentándose simultáneamente a las fuerzas de Graz’zt. No obstante, a veces las legiones de Orcus y de Demogorgon se encuentran en el curso de sus enfrentamientos contra Graz'zt, momento en que se atacan brutalmente al tiempo que luchan contra las legiones del Príncipe oscuro.

Culto

El culto de Orcus está muy extendido, con un número apreciablemente mayor de seguidores entre los humanoides que los demás príncipes demoníacos pueden presumir. En especial entre orcos, semiorcos, ogros, y gigantes reverencian a Orcus, así como un gran número de humanos corruptos y despreciables. Sus templos suelen estar ocultos y sus adoradores forman sociedades secretas que viven en comunidades por lo demás normales. Otro grupo de sus templos son temibles fortalezas llenas de muertos vivientes, donde inmundos señores cometen atrocidades y hacen la guerra en el nombre de Orcus. A veces algunas tribus de orcos presta devoción por el príncipe de los muertos vivientes, pero estos son rechazados por los demás orcos.

Orcus suele demandar sacrificios vivos como parte de sus rituales. La sangre y los cráneos son una parte importante de la imaginería utilizada en su adoración. Los ídolos y altares suelen estar rodeados de cráneos, o construidos sobre estos. Los muertos vivientes inteligentes casi nunca sirven voluntariamente a Orcus. No obstante, muchos vampiros, liches, y otras criaturas muertas vivientes se ven forzadas a ponerse a su servicio por pactos o magia de compulsión.

Los sacerdotes y los seguidores especialmente influyentes de Orcus son llamados Señores de la Calavera. A veces un único señor de la Calavera obtiene tanto poder e influencia entre los seguidores de Orcus que adopta la posición de Rey o Reina de la calavera. Es común que los seguidores de Orcus lleven cetros negros coronados con un cráneo, no para hacer creer a nadie que llevan la “Varita de Orcus”, sino para representar y recordar a los demás el terrible poder de su señor. También suelen llevar máscaras de calaveras y ropas negras con capuchas, o bien tocados con cuernos de carnero y túnicas plateadas.