Umberlee


Reina Rabiosa, Reina de las Profundidades

Deidad intermedia

Símbolo: Ola verde azulada curvándose a izquierda y derecha.
Plano natal: Corazón de la furia.
Alineamiento: Caótico Maligno.
Ámbito: Océanos, corrientes, olas, vientos del mar.
Adoradores: Marineros, hombres tiburón, criaturas marinas inteligentes, seres costeros.
Alineamiento de los clérigos: CM, CN, NM.
Dominios: Agua, Caos, Destrucción, Mal.
Arma predilecta: “Muerte del Ahogado” [tridente] o “Medusa” (tridente).
Colores eclesiásticos: Azul y verde.

Maliciosa, mezquina y maligna, Umberlee es el terror do los marineros y los habitantes de la costa de todo el mundo. Ella rompe los tratados según su capricho y obtiene un gran placer contemplando como otros mueren ahogados o en las mandíbulas de los depredadores Marinos. Vana y deseosa de elogios, es excesivamente codiciosa de poder y disfruta ejerciéndolo. Los hombres tiburón son creación suya, siendo esta una las pocas ratas que la adora con admiración en lugar de con miedo. La Reina rabiosa siempre es representada como un torso femenino azul verdoso vestido con conchas y una capa malva de medusas, surgiendo de las olas con manos con garras, codos e con aletas, ojos con una palidez perlina de muerte y el cabelló de algas.

Al igual que la iglesia de Talos, la iglesia de Umberlee es casi universalmente despreciada, y reverenciada sólo por el miedo. Sin que eso importe, a pesar de la promesa ofrecida por la relativamente debil iglesia de Valkur, prácticamente todos los marineros realizan ofrendas a la Reina rabiosa .antes de dirigirse a sus dominios. Por otra parte, los clérigos umberleenos pueden caminar sin ser molestados mientras vigilan los muelles de la mayoría de los puertos. Incluso son bienvenidos a bordo de la mayoría de los barcos, con la esperanza de que su presencia ayude a apaciguar a la Reina rabiosa.

Los clérigos umberleenos rezan para sus conjuros durante la marca alta (por la mañana o por la tarde), realizando ofrendas y ungiéndose la frente, los pies y las manos con agua de mar. El Ahogamiento es un ritual privado, y sólo los miembros del clero pueden contemplarlo o tomar parte. En él, un suplicante yace frente al altar rodeado por velas encendidas a la diosa, cada una situada con una plegaria entonada por un clérigo diferente. El clérigo que dirige la ceremonia reúne y libera tras ello una ola de agua de mar para inundar la habitación en una enorme ola rompiente que después fluye fuera. Los suplicantes que sobreviven son confirmados en el servicio de Umberlee, y se les advierte de que si alguna vez traicionan a la Reina de las profundidades, ahogarse es el destino que les espera. Igual que fueron librados durante el Ahogamiento, pueden ser vueltos a tomar por la Reina del mar en cualquier momento del futuro (el clero que la Reina del mar considera que el que ha fallado va a dormir una noche para nunca despertarse. La víctima mucre durante la noche ahogado con sus pulmones-misteriosamente llenos de agua de mar).

Los dos rituales públicos de la fe umberleena son la Primera marca y la Clamatormentas. La primera es celebrada cuando el hielo se rompe en un puerto, e implica una procesión a través de la ciudad con un animal enjaulado, que tras ello es atado a una roca y lanzado al mar. Si alcanza la orilla vivo es tratado como un animal sagrado el resto de sus días. Clamatormentas es una plegaria en masa para enviar una tormenta a devastar un puerto o barco específico, o para alejar una tormenta que se aproxima o uña que ya se ha desatado sobre los adoradores. Sus participantes rezan en torno a pozos en los cuales flotan velas o planchas a la deriva, y arrojan sacrificios a los mismos. Una vela que se apague es un signo inequívoco de la Reina rabiosa. Los clérigos de Umberlee suelen hacerse multiclase como druidas, pícaros, discípulos divinos o servidores de las olas.

HISTORIA/RELACIONES

Umberlee pertenece a los Dioses de la Furia y sirve a Talos junto a Auril y Malar. Talos ha estado invadiendo su ámbito de poder y, puesto que ella carece de la fuerza para combatirlo, ha intentado distraerlo mediante intrigas románticas. Combate contra Selûne y Valkur (a quienes los marineros rezan para que los lleve sanos y salvos a casa), Chauntea (por su dominio sobre la tierra) y Sune (cuya belleza envidia).

DOGMA

El mar es un lugar salvaje, y los que viajan por el harían bien en pagar el precio que conlleva desafiar el dominio de Umberlee. Las buenas ofrendas reportan buenos vientos a los que viajan por el mar, pero aquellos que no presenten sus respetos descubrirán que el mar es tan frío como el corazón de Umberlee. Extiende la palabra del poder de Umberlee y no dejes que se celebre servicio alguno en su nombre sin pagar un precio por ello. Haz que la gente tema al viento y a la ola, excepto si hay con ella un clérigo de Umberlee que la proteja. Mata a quienes atribuyan a Talos las tormentas que tengan lugar en el mar o la costa.

CLEROS Y TEMPLOS

El clero umberleeno tiene la misión de extender el respeto a Umberlee predicando la destrucción que ha provocado en el pasado y las tormentas que amenazan a todas las ciudades y asentamientos costeros. Al mismo tiempo tratan de conseguir el favor suficiente como para ser llevados a la orilla por la diosa si alguna vez se encuentran en peligro en los mares y buscan enriquecerse a sí mismos aceptando ofrendas, vendiendo la seguridad que proporciona su presencia a bordo de un barco o lanzando ciertos conjuros.

Los templos de Umberlee siempre se encuentran situados en la costa o bajo el agua. Muchos están en cuevas marinas, mientras que las estructuras al aire libre normalmente se construyen a partir de restos flotantes, rocas desgajadas por las olas y las conchas de enormes bestias marinas. Los templos umberleenos son principalmente el medio para que los marineros y mercaderes realicen ofrendas de velas, flores, dulces o monedas destinados a aplacar la ira de la Reina rabiosa.

El traje ceremonial de los clérigos umberleenos consiste en una malla azul o verde pegada a la piel, que se lleva con una voluminosa capa también azul o verde adornada con piel blanca (para representar las crestas rompientes de las olas). Un cuello alto, adornado de manera similar, surge de la parte posterior de la capa. Una insignia popular de rango es la mano esquelética de una víctima de ahogamiento.

La iglesia de Umberlee esta desorganizada y actúa de manera distinta en sitios diferentes. La única jerarquía organizada es la que pueda ser impuesta por un clérigo especialmente poderoso y favorecido, y estos regímenes son inevitablemente destruidos en algún momento por la siempre cambiante Reina rabiosa. Los clérigos de la fe son incluso dados a enfrentarse en duelo para solventar disputas de rango o aptitud, aunque estos combates raras veces son mortales. En su lugar, el perdedor normalmente es arrojado a bordo del siguiente navío que abandone el puerto, sin importar su destino.