Uthgar


Padre de los uthgardt, Padre de la Batalla

Deidad menor

Símbolo: El del espíritu de la bestia totémica en cuestión
Plano natal: Descanso del guerrero
Alineamiento: Caótico Neutral
Ámbito: Las tribus de bárbaros uthgardt, fuerza física
Adoradores: Las tribus uthgardt, bárbaros
Alineamiento de los clérigos: CN, CB, CM, N, NB
Dominios: Animal, Caos, Fuerza, Guerra, Justo Castigo
Arma predilecta: “Espíritu de la bestia totémica apropiada” (Hacha de batalla)

Uthgar es un guerrero orgulloso, fiero e independiente. Tiene pocos amigos y se ha mantenido relativamente al margen de la política divina. Le encantan los chistes buenos, disfruta de los placeres sensuales de la carne y le gusta cazar, comer, beber y divertirse con los espíritus guerreros que le sirven. Aunque es un estratega incansable y metódico, sus estrategias en la batalla no están demasiado inspiradas. No obstante, se siente obligado a ganar cuando los bárbaros uthgardt (su pueblo) están amenazados.

La iglesia de Uthgar está dividida entre los once espíritus de bestias totémicas que sirven al dios como intermediarias con las tribus uthgardt de la Frontera Salvaje. El dios no es adorado directamente, sino que cada tribu venera a uno de esos espíritus servidores como personificación divina del espíritu de su tribu: el símbolo de su vitalidad, sabiduría, capacidad mística, resistencia, velocidad, y naturaleza moral. Uthgar no tiene templos ni capillas, y sus clérigos pueden realizar las ceremonias necesarias en cualquier lugar, aunque los túmulos ancestrales de sus tribus son los lugares más sagrados (cada tribu y su bestia totémica están vinculados a un túmulo ancestral concreto). Los dogmas varían de una tribu a otra dependiendo de la naturaleza de su bestia totémica, pero los clérigos de Uthgar son responsables de la guía espiritual, la práctica de los rituales, la curación la enseñanza de la historia y costumbres de la tribu y dar consejo al jefe. El equinoccio de primavera y ambos solsticios son días sagrados, y todas las tribus se reúnen en su túmulo ancestral (o en el Pozo de Beorunna, el más sagrado de los túmulos) durante el equinoccio de otoño para celebrar ceremonias, llegar a acuerdos y comulgar con los espíritus ancestrales.

Los clérigos de Uthgar rezan al alba o al ocaso. Son casi exclusivamente varones, y cada uno venera al espíritu de la bestia totémica de su tribu. En el alineamiento, en lugar de seguir la regla de “un paso de distancia”, los clérigos de Uthgar (y aquellos que los elijan como deidad patrona) deben acatar las directrices morales , bastante más amplias, de las bestias totémicas que median entre el dios y su pueblo. Cualquier alineamiento que se ajuste a las directrices de la bestia totémica es apto para un clérigo de Uthgar de ese tótem concreto. Los nombres y directrices de alineamiento de los tótems son:
Alce (no legal)
Árbol Fantasma (no bueno, no maligno)
Bestia del Trueno (no maligno)
Cuervo Negro (no caótico)
Gran Sierpe (bueno)
Grifo (no maligno)
León Negro (no maligno)
Lobo Gris (no legal)
Oso azul (no legal, no maligno)
Poni Celeste (no maligno)
Tigre Rojo/Felino de la Nieves (no legal, no maligno).

Los clérigos de Uthgar suelen hacerse multiclase como bárbaros, druidas o exploradores.

HISTORIA/RELACIONES

En su día, Uthgar fue un norteño mortal que ganó fama y fundó una dinastía de bárbaros: los uthgardt. Avalado por Tempus para alcanzar la divinidad tras su muerte, cuenta con el Señor de la Batalla como aliado. A Uthgar no le gustan Helm, Ilmater, Torm ni Tyr, pues le han robado la devoción de todos los clérigos de la tribu del León Negro, a excepción de uno. Culpa a Málar por la destrucción de la tribu del Oso azul (una parte de la cual sobrevive ahora como la nueva tribu del Árbol Fantasma) y odia a Áuril por hacer que la tribu del Alce haya dejado de venerarlo..

DOGMA

La fuerza lo es todo. La civilización es debilidad. Los hombres deberían combatir, cazar y saquear a los débiles para dar sustento a sus esposas y familias. La familia es sagrada, y sus lazos no deben dejarse de lado a la ligera. La magia arcana es endeble, da lugar a excesos y finalmente conduce a la debilidad. Confiar en magia arcana es un camino falso y maligno que lleva a la muerte y la ruina. Venera a Uthgar, a tus antepasados y al espíritu de tu bestia totémica. La bestia posee sabiduría y puro poder que puedes convertir en propios. Haz que el resto de tu tribu tema y respete el poder y la sabiduría de modo que haga caso de las palabras que tus antepasados le dirijan a través de ti.