Vaprak


El Destructor

Semidios Gigante

Símbolo: Zarpa con garras.
Plano natal: Rocaquebrada, Jotunheim.
Alineamiento: Caótico Maligno
Ámbito: Violencia, Destrucción, Frenesí, Avaricia.
Adoradores: Ogros, Trolls, Ogros Hechiceros, Semiogros.
Alineamiento de los clérigos: CM, NM, CN
Dominios: Caos, Mal, Destrucción, Guerra, Fuerza.
Arma predilecta: Gran Clava.
Colores eclesiásticos: Rojo sangre.

Vaprak es simplemente conocido como “el destructor”. Esta deidad tiene como principalidad cualidad su salvajismo primigenio, la cual se ve reflejada en sus hijos, los ogros y trolls. A pesar de ser rapaz y violento, Vaprak vive con temor de los demás dioses gigantes y faerûnios y cree que sus razas pueden abandonarle y comenzar a adorar otros poderes.

Vaprak fuerza esta forma de ser en sus hijos e hijas, principalmente en sus clérigos, con el fin de que estos sean frenéticos como él. Urge constantemente a sus seguidores al combate, a ser agresivos y frenéticos, todo a partir de sus propias ansiedades como una maníaca forma de defenderse de esos miedos. El destructor quiere simplemente expandir su poder y energía, en un mar de frenesí y ferocidad.

Los rituales en honor al destructor suelen consistir en el rapto de seres inteligentes para llevarlos dentro de una cueva preparada para esta oscura deidad, en donde son asesinados y comidos en el nombre de Vaprak.

HISTORIA

Vaprak el Destructor es una antigua deidad gigante, habiéndose hecho conocido al haber tenido un amorío con Othea, la madre de la raza gigante y esposa de Annam. Tras la infidelidad de la madre de los gigantes, esta dio a luz a la raza conocida como los Ogros y Trolls, quienes para siempre fueron despreciados por los dioses gigantes como criaturas de segunda categoría. Sin embargo, Vaprak siempre se preocupó por sus hijos, en su forma frenética y retorcida, y desea que estos le adoren a él por sobre otras deidades y propaguen su poder a través de Faerûn.

Tras la muerte de Othea, Vaprak perdió a la única deidad gigante que se preocupaba mínimamente por su vida, y se ocultó en el Jotunheim, el reino del panteón gigante, en una enorme caverna llamada Ruina Pétrea. Se cree que Vaprak asiste a los ogros a reclamar los territorios que les pertenecen en Faerûn, particularmente las regiones de los dientecillos en Amn y Luiren.

RELACIONES

Vaprak tiene malas relaciones con las deidades de otros panteones, aunque puede llevarse bien con Gruumsh, el líder del panteón orco, con quien tiene una relación de camaradería. Sus relaciones con otras deidades monstruosas generalmente dependen de su humor y lo que puedan ofrecer al destructor. Vaprak tiene una relación de odio visceral hacia otros miembros del panteón gigante, a quienes desprecia enormemente y busca su destrucción, con la excepción de la fallecida Othea.

El destructor desprecia a las deidades del bien, particularmente a las deidades benignas del panteón Faerûnio y todo el panteón enano. Los elfos y gnomos le parecen criaturas insignificantes. Quizás el panteón más despreciado para Vaprak (después del gigante) sea el mediano, particularmente Brandobaris, quien empujó a los ogros fuera de Luiren, y desprecia al pueblo pequeño.

En el Jotunheim: Vaprak actualmente reside en Rocaquebrada, ubicada en el plano de Jotunheim, una lamentable caverna empleada como refugio que reside en la base de una enorme colina. Vaprak y sus peticionarios son despreciados por todos los demás habitantes del Jotunheim, y estos huyen de los otros gigantes a toda hora, esperando su momento para contraatacar.

DOGMA

Vaprak urge a sus seguidores a ser agresivos, buscar siempre el combate, y tomar todo lo que deseen. Estos deben ser enormemente codiciosos, y mantener un gran poderío físico sobre otras criaturas para destruirlas. También busca que sus seguidores conquisten otros clanes, tribus y razas con quienes compitan u odien, y el atraer o destruir a cualquier ogro o troll que adore a otra deidad gigante.

ADORACIÓN

Los Ogros y semiogros adoran a Vaprak como su creador, y buscan replicar su propio poder, adquiriendo riquezas, poder, y destruyendo todo a su paso en honor a la frenética criatura que es su creador.

Los Ogros Hechiceros creen ser hijos de los tres primeros hijos de Vaprak y Othea, quienes fueron así mismo los tres primeros ogros hechiceros de Faerûn, los cuales dieron pie a los primeros linajes del continente. Los ogros hechiceros creen que estos tres primeros ogros hechiceros diseminaron esta raza por Faerûn, y anhelan buscar la perfección y el poder de estos y su creador.

Los Trolls, por su parte, se consideran creados por un aspecto oscuro y primigenio de la Madre Tierra (Su nombre para Othea), y su padre, Vaprak el Destructor, y adoran tanto a la madre tierra oscura como a su creador. Estos creen que la primera troll fue una hembra, quien dio inicio a la raza por Faerûn.