Vergadain


El Rey Mercader, el Padre Corto, el Enano que Ríe

Deidad intermedia enana

Símbolo: Pieza de oro.
Plano natal: Hogar Enano.
Alineamiento: Neutral Auténtico.
Ámbitos: Riqueza, suerte, azar, ladrones no malignos, suspicacia, superchería, negociación, ingenio ladino.
Adoradores: Enanos, mercaderes, pícaros, individuos acaudalados.
Alineamiento de los clérigos: CN, NA, NB, NM, LN
Dominios: Enano, Suerte, Superchería.
Arma predilecta: "Buscaoro" (espada larga).
Colores eclesiásticos: Dorado y morado profundo.

En la superficie, Vergadain representa la bien conocida dedicación de los enanos al arte comercio: la personificación de una dura negociación lograda tras una calurosa sesión de regateo. Sin embargo, aquellos que prestan atención saben que el Rey mercader tiene un aspecto que, aunque no es demasiado oscuro, raras veces encaja con el orgullo de los enanos de mentes más legales. Como patrón de la suerte y la superchería, Vergadain también supervisa a aquellos enanos que utilizan medios ilícitos para obtener sus riquezas.

En la superficie, Vergadain representa la bien conocida dedicación de los enanos al arte comercio: la personificación de una dura negociación lograda tras una calurosa sesión de regateo. Sin embargo, aquellos que prestan atención saben que el Rey mercader tiene un aspecto que, aunque no es demasiado oscuro, raras veces encaja con el orgullo de los enanos de mentes más legales. Como patrón de la suerte y la superchería, Vergadain también supervisa a aquellos enanos que utilizan medios ilícitos para obtener sus riquezas.

Se deleita en el arte de los negocios, considerando como tales tanto a un intricado regateo sobre la venta de un grupo de caballos como a un elaborado plan para introducirse en el establo después de la venta, robar de nuevo los caballos y volver a venderlos en la siguiente ciudad.

HISTORIA Y RELACIONES

Vergadain disfruta de una gran popularidad entre los Morndinsamman, y tiene una gran amistad personal con Dugmaren del Manto Brillante, que comparte su interés por la picaresca. El Rey mercader a veces acompaña a Abbathor (alianzas que los dos podrían describir fríamente como "acuerdos de negocios"). Sus viajes le han ganado los aliados típicos de entre los dioses del comercio de Faerûn.

DOGMA

Los verdaderamente benditos son aquellos cuyas empresas y celos les traen tanto riquezas como buena suerte. Trabaja duro, sé astuto, busca la mejor oferta y el Rey Mercader te cubrirá de oro. Trata a los demás con respeto, pero no eludas tu responsabilidad de intentar cerrar un trato que se mejor para ti que para ellos.

CLERO Y TEMPLOS

En la sociedad culta pocos admiten seguir a Vergadain, ya que aquellos que proclaman seguir su doctrina son conocidos como hábiles negociadores, como descarados ladrones o como ambas cosas. Los clérigos del Enano que ríe (como es conocido entre los no enanos) son llamados "Hurndor" ("Los que negocian", en enano). Dedicados a colaborar en el progreso del comercio enano, los hurndor viajan por el mundo más ampliamente que los sirvientes de cualquier miembro de los Morndinsamman, salvo Marthammor Duin. El Rey mercader espera de todos sus clérigos que tengan cierta riqueza personal y que se aseguren que una porción de sus riquezas vaya al mantenimiento de templo local, normalmente una cámara subterránea sin ventanas repletas con todo tipo de tesoros y opulencia.

Los clérigos de Vergadain rezan para sus conjuros por la noche. Los días sagrados de la fe son conocidos como los Festejos de la Moneda y marcan un periodo de intensa actividad mercantil. Realizados en los días anterior y posterior a la luna llena en Verdor y en cualquier día declarado favorable por el Rey mercader(que cambian de año en año), los Festejos de la Moneda están abiertos al público en general, que a veces se refiere jocosamente a ellos como encuentros comerciales, ya que pueden obtenerse grandes gangas en la horas de cierre de la asamblea, cuando los fieles de Vergadain bajan los precios de sus bienes en un desesperado esfuerzo para generar suficientes ventas para ganar peso frente sus compañeros (por no mencionar frente al propio Vergadain). Cuando hurndor sechacen multiclase, normalmente lo hacen como pícaros. Expulsan muertos vivientes más que reprenderlos.